Arcade Fire, Grammy al mejor álbum del año

¿Algo estará cambiando en la industria discográfica norteamericana? Eso nos preguntamos con la victoria de Arcade Fire en la categoría de mejor disco del año en los Grammy (todos los ganadores en este enlace). Es cierto que la banda canadiense obtuvo el número uno tanto en Estados Unidos como en un montón de países, pero aún así no esperábamos este premio que nos resultaba casi utópico. El resto de premios nos interesan más bien poco, salvo los obtenidos por Black Keys en buena parte de las categorías alternativas (incluida mejor álbum). Lady Antebellum con cinco galardones se alzaron como los que más galardones acumularon, algo que por otra parte no nos sorprende porque, al fin y al cabo, por alguna sorpresa agradable no esperábamos que la esencia de los Grammy fuera cosa del pasado.

En cuanto a las actuaciones, la más esperada de la noche (al menos hasta antes del viernes), para más señas la de Lady Gaga, dio el pego con una secta de aspiraciones interplanetarias como bailarines, aunque quizás faltó de un punto más freak. Arcade Fire como siempre competentes interpretaron ‘Month of may’ y Rihanna (un poco justita de voz) junto a Drake interpretando la genial ‘What’s my name’ fue de lo mejor que el mainstream más mainstream nos dejó durante la noche. Nuestra querida Janelle Monae nos regaló la más pasional y enérgica actuación de la noche con ‘Cold war’. Esperemos que la impresionante actuación le haya hecho ganar adeptos. La presencia de Mick Jagger (era su primer directo en los Grammy) no decepcionó en el homenaje a Solomon Burke, comprobando que a pesar de sus 67 años puede dejar a muchos de los críos que pululaban por la gala a la altura del betún.

Como sucede cada año, hay momentos memorables que sobresalen entre tanto sopor general. Sopor relativo, ya que habiendo visto poco antes los Goya…

Deja un comentario