Those Dancing Days – Daydreams and Nightmares

En 2008 estás cinco chicas más propias del catálogo de Top Shop (siempre tan monas ellas) publicaron un primer álbum lleno de ilusión y pasión juvenil. Daba gusto escuchar In Our Space Hero Suits aunque en realidad no reinventase nada. Lo que había era una nueva muestra de power-pop con gotas de riot grrrl, quizás algo intrascendente, pero perfectamente disfrutable. Con el adelanto a finales de 2010 de ‘Fuckarias’ creímos que Those Dancing Days habían perdido la frescura pop a cambio de un conglomerado ruidista y de afiladas guitarras sin esa pizca näif innata de la banda. Escuchando Daydreams and Nightmares respiramos tranquilos y comprobamos que solo hablamos de un par de referencias al punk-rock de tintes setenteros, que por otra parte aportan más variedad comparado con su predecesor.

Uno de los cambios estilísticos más notables se basa en el mayor peso de los teclados, que en ocasiones les acerca al synth-punk de The Cure en temas como ‘Dream about me’ (hasta el título huele a Smith y cia.). Y es que la mítica banda se perfila como una importante influencia en el álbum, como en la guitarra de ‘I’ll be yours’ que homenajea a ‘In between days’. La reciente irrupción de bandas como Two Door Cinema Club se hace notar en ‘Reaching forward’ o ‘Forest of love’, acelerados ejemplos de post-punk revival con sintes de por medio. Orlando Weeks, el atractivo vocalista de The Maccabees, participa en ‘One Day Forever’, que sería una balada si no fuese por lo hipervitaminadas que siempre se muestran las chicas, y que aún así sigue desprendiendo delicadeza y emoción; algo que también se percibe en ‘When we fade away’, pista con uno de los mejores estribillos del disco.

Daydreams and Nightmares no aparecerá en las listas de lo mejor del año, y puede que lo olvidemos dentro de un par de meses por su ligereza formal y conceptual; pero tampoco nos importa mientras nos haga sonreír de emoción o de alegría aunque sea durante un breve espacio de tiempo. No todas las bandas deben (ni quieren) trascender. Y por si fuera poco, han superado con holgura el fatídico síndrome del segundo disco. Luz verde para un tercero.

Puntuación: 7/10 | Escúchalo: spotify

jarto

Deja un comentario