Cierra el club Ocho y Medio

La sala Flamingo, que últimamente había sido exclusivamente para la sesión de Ocho y Medio, cierra sus puertas el próximo fin de semana 8 y 9 de abril. La noticia ha caído como una bomba entre los incontables fans de la sala, que ven como poco a poco las opciones de disfrutar de un club indie se van reduciendo cada día que pasa. No es menos cierto que en los últimos tiempos no gozaba del mismo público y música, que a algunos les obligó a dejar de ir cada fin de semana, pero también hay que tener en cuenta que es una de las salas pioneras en este ámbito. Eso sí, los conciertos seguían estando a la altura de siempre, con nuevos grupos y otros más consolidados, generalmente de contrastada calidad.

La sala se convertirá en parte de la ampliación del Zara situado justo al lado, por lo que tenemos lo de siempre: ochocientas tiendas iguales y muy pocos clubs para disfrutar de la noche. A este paso Madrid se convierte en una ciudad dormitorio. Por suerte la sesión se trasladará a otra sala aún por determinar. A pesar de todo, no será lo mismo. Aquí tenéis el comunicado. Siempre se puede tratar de una broma por el April’s Fool Day, aunque lo dudamos…

Comments
  1. cicuendez

    Pues mira que ultimamente no iba pero fueron mi primera referencia cuando llegué a Madrid, y encima al ladito de la Gran via, un lujo y ahora una pena! abajo Inditex!!!

  2. dyorch

    Una pena. El nuevo garito no tendrá ni la mitad de encanto que el anterior (que se lo digan a Independance).

  3. cicuendez

    El independance es un poco caca, y ese que está en frente no tiene buena pinta… pero sigue el elastico en plaza de carmen??? Y el rumor de un Razzmatazz en la plaza de la luna?

  4. AirWalker

    Lo más cerca que ha estado Madrid de tener un Mond, que no Razzmatazz, fue en 2008 y Sinnamon (entonces la matriz de Razz, ahora extinta) ya tenía local por la Casa de Campo e incluso había programado a The Teenagers o Annie para la inauguración.

    Me parece que por problemas con los ecologistas o de permisos (“bendito” Gallardón), no pudieron abrirlo. Y ahora, Razzmatazz está más centrada en recuperar el nombre que llegó a tener en Barcelona que en expandirse. Igual cuando pase la crisis…

Deja un comentario