En el punto de mira: Porcelain Black

La declaración de Porcelain Black acerca de su estilo ya nos deja algo desconcertados: ‘Mi música es como si Britney Spears y Marilyn Manson echaran un polvo y tuvieran un hijo. Porque mi estilo es tipo dance-pop, pero también es industrial a lo Marilyn Manson, Nine Inch Nails.’ Escuchando el primer single con el título de ‘This is what rock n roll looks like’ (sin comentarios) nos damos cuenta lo que temíamos, y es que se acerca más a la princesa del pop (lo que no tiene porque ser malo) que a Trent Reznor y compañía. De estilo más rockero nos quedamos con su estética (mezclada con el mítico pelo bicolor de Mónica Naranjo) y su voz de cazallera, pero poco más. Es verdad que resalta cierto guitarreo potente pero al final los sintes de estilo RedOne se muestran como demasiado evidentes.

Efectivamente, el omnipresente productor (entre él y Dr. Luke deben apostarse a las cartas a medio panorama mainstream) se encarga del tema y de parte del álbum que aparecerá próximamente. Para rematar la jugada (especialmente para el mercado norteamericano) tenemos un featuring del siempre grimoso Lil Wayne. De hecho, Porcelain Black tiene un contrato con la discográfica del mismo Young Money, más dirigida hacia el hip-hop que al electro-pop con tintes rockeros (o algo así).

La canción no son nada del otro mundo, el vídeo parece sacado de 2001 y la portada del single es demasiado horrible para ser verdad, pero para que negarlo, es probable que acabe adhiriéndose a nuestro cerebro de manera irremediable (especialmente para los que a pesar de todo seguimos escuchando Femme Fatale). Por ahora parece que no está teniendo demasiado tirón comercial, y es que un refrito de Lady Gaga en versión zorrupia gótica no sabemos si interesará al personal. Pero con estas popstar nunca se sabe; primero reniegas de ellas y al final acabas bailando su ultimo hit chochi-pop como si fuese la primera vez que escuchases ‘Material girl’. Sí, estoy hablando de Ke$ha.

 

jarto

Deja un comentario