Autre Ne Veut en La Casa Encendida de Madrid

El misterioso artista de Brooklyn llegó a La Casa Encendida tras su directos en Portugal y Suecia, sus únicas actuaciones en Europa, para darse a conocer tras su debut homónimo desde 2010. Su extraño experimento r&b y pop con alta dosis de manipulación nos hacía presagiar un directo haciendo uso, como mínimo de un portatil y algún aparato más; pues no. El chico se subió al escenario con la única ayuda de un reproductor musical (fuera del alcance de al vista), un micrófono y todas las ganas del mundo de hacernos disfrutar. Y ni una palabra. ¿Para qué? Porque en cuanto abrió la boca fue para dejarnos anonadados con su chorro de voz algo rota, curtida por los años de cantar y dejarse la garganta en el escenario.

En su directo su voz y su manera de ‘bailar’ y de sentir su música fueron los totales protagonistas de la tarde en la terraza ante la sorpresa de los asistentes. Nos encontramos ante un artista que no paraba de moverse en el escenario, preso de una pasión inaudita a la hora de interpretar sus canciones, realizando movimientos aleatorios corporales, cantando desagarradamente y con los ojos fuertemente cerrados como en un estado de trance en el que se encontraba sumergido constantemente.

Y así, en forma de sesión y tras aplauso, medias sonrisas y fuertes aplausos, el misterioso Autre Ne Veut desgranaba los temas de su album homónimo de debut. Sonaron Loveline, OMG, Two Days of Rain, Drama Cum Drama, Demoneyez pero entre las que no pude escuchar Wake Up una de las mejores del disco a mi parecer. Mientras ya iba atardeciendo, el inmejorable lugar para conciertos de la terraza iba siendo testigo del avance del concierto, y fue ya al final cuando pudimos escuchar algún tema de su siguiente EP Body (en Hippos in Tanks) con la colaboración de She Woolf, una chica que le acompañaba en las voces y en sus movimientos coreográficos.

Unos 50 minutos de concierto  y sin despedida se marchó pero dejandonos en pista una minisesion de 3 temas de mainstream pop ochentero desde su ipod para fin de sesión marchoso. Ni su nuevo EP a la venta ni un Thank you de despedida, pero oye, el chico es así de rarito; después de su pasíon en el escenario -algo excéntrica- y de abrirse totalmente ante nosotros ofreciendonos todo su cuerpo, alma y voz, nos podemos dar por satisfechos.

Cicuéndez

Deja un comentario