Patrick Wolf – Lupercalia

Lo que en un principio era un chico inglés bastante teatrero y barroco aunque hasta cierto punto comedido, fue derivando en una divorra que se tiñó el pelo, la liaba parda en los directos y protestaba porque le echaron de un concierto de Madonna por besarse con su novio (¿?). Paralelamente iba engendrando discos más radicales: mientras que en The Magic Position era un compendio de globos y carruseles con gotas de dramatismo, pero siempre dentro de lo pomposo, The Bachelor era una obra oscura y fría ideal para vídeos de estética sadomaso (todos sabéis del vídeo que ya no está en Youtube del que hablo). Y aunque algunos lo ensalcen con el tiempo, éste último se trataba de un disco por debajo de la elevada media del artista. Ahora Patrick Wolf está feliz, tiene novio y todo es un ’viva el amor’ en Lupercalia, supuesto yang de The Bachelor. Sólo hay que ver el vídeo del single ‘The city’ para atestiguar lo que decimos. Sol, playa, amigos, amor.

Por suerte, salvo en contadas ocasiones, evitar caer en lo azucarado para retratar un amor puro que puede entrañar dificultades pero al final triunfa ante la adversidad. En el mentado single lo refleja, con optimismo y vitalidad, en uno de los mejores y más directos temas del álbum. ‘Home’ es una pocholada en el peor de los sentidos, moñas al cubo, que no aporta nada e indigna de un segundo corte. ‘Berdmonsey street’, tiene un piano y vientos muy adecuados que arropan con sabiduría un tema que no llega a calar del todo.

En ‘The future’ idealiza el amor que algún día llegará con la esperanza y el optimismo intacto, en uno de los ejercicios más emocionantes del álbum, con subidón final incluido. ‘Time of my life’ se ha convertido en un grower desde que la conocimos hace uno meses, mientras que ‘The days’ es una bonita balada que no sorprende pero agrada. ‘Together’ suena a Pet Shop Boys (que, casualidades de la vida, así se llamaba el último single del dúo), una pieza dance-pop down-tempo con bien de sintes y coros femeninos muy en la línea de los clásicos de la banda.

Lupercalia no es su mejor disco, eso ya lo supimos todos desde el primer adelanto, pero no somos tan apocalípticos como Pitchfork y a Patrick Wolf aún le queda mucho que decir. Se ha quedado corto en este último esfuerzo discográfico, pero con las escuchas gana enteros y hay momentos por los que merece la pena una futura revisión. Por ahora disfrutemos de un disco competente y luminoso, ideal para los suertudos que hayan encontrado el amor o los que lo ansían.

Puntuación: 6,25/10 | Escúchalospotify

jarto

Deja un comentario