Beyoncé ya es treinteañera

Beyoncé no es la primera que durante 2011 llega a tan fatídica edad. Justin Timberlake ya lo hizo hace unos meses y Britney Spears los cumplirá en breve. Tres estrellas del pop que marcaron el mercado del pop mainstream internacional desde finales de los noventa (B y J en sus respectivas bandas) y que a día de hoy siguen manejando buena parte del cotarro. A la que más se le ha notado el cambio con la nueva década es a Ms. Knowles, con embarazo anunciado hace unos días y con un disco que supone un punto de inflexión en su carrera.

Como ya comentamos hace unos meses, 4 sigue sin contar con demasiados hits claros (las listas de singles así lo demuestran), pero como también admitimos, se trata sin duda del trabajo más cohesionado de la artista, el que mejor funciona como álbum sólido y al completo. Tanto es así que el disco sigue muy bien posicionado dos meses y pico después a pesar de esa falta de números uno potenciales. Quizás sea porque Beyoncé ya se ha convertido en este tipo de artistas por encima del bien y del mal, o porque parte de su público ha podido constatar esta evolución y asumir que puede que en un futuro vuelva al concepto hit, pero que también demuestra que puede ir más allá de la frivolidad comercial.

Aún así, nuestro lado más Billboard echa de menos pepinazos de la talla de ‘Crazy in love’ o ‘Halo’, y por supuesto de su época en Destiny’s Child, especialmente con el enorme The Writting’s on the Wall de 1999. Este álbum funcionaba en ambas dimensiones, aunque en un concepto más adolescente y teniendo en cuenta que hablamos de la época dorada del r’n’b contemporáneo. No vendría a cuento un trabajo de esta índole en pleno 2011 y con treinta años recién cumplidos, pero sí siendo adaptado a los nuevos tiempos y a su nueva condición de madre. Madonna lo hizo con Music (cuarentona y recién parida), donde mezclaba introspección y madurez y diversión y superficialidad en un cóctel donde ambos extremos no chocaban, sino que convivían sin chirriar lo más mínimo. A Beyoncé puede que le inspire más Aretha; whatever, el caso es que creemos que puede y debe obtener ese equilibrio. Al menos con 4 nos ha demostrado que le importa algo más que coronar el top 100 y se preocupa por el concepto disco, algo que más de una debería aprender. Y esperamos que los cuarenta le sienten aún mejor.

jarto

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.