Despropósitos 2011 (II): Gaga y su falta de riesgo

Todos esperábamos que Born This Way se convirtiera en el hype fallido del año. Algunos hasta le bautizaron como Flop This Way. Ni tanto ni tampoco. Nosotros le dimos un 7, pero a día de hoy se merecería algún punto menos. Para nada fue la catástrofe que muchos querrían, pero algunos de nosotros sabemos que Lady Gaga da para más. Lo corroboró con el magnífico The Fame Monster y toda la parafernalia a su alrededor. Con el tiempo se volvió un poco pesada y con un afán desmesurado de llamar la atención con las artimañas más manidas.

Ahora se dispone a lanzar un álbum de remezclas con mucho sabor indie. Ya sabíamos su predilección por contar con gente como Pet Shop Boys, The Sound of Arrows, Hercules o Monarchy en su primer largo y medio. Con este segundo álbum llevamos unos cuantos meses disfrutando de la colaboración de artistas como Goldfrapp, Hurts o Royksopp, que pueden seguir más o menos una línea similar, y también sorprendiéndonos de la presencia de Wild Beasts o Twin Shadow, nombres que se alejan bastante del estilo de la Germanotta. Por supuesto no abandona las versiones más chunda chunda a cargo de Bimbo Jones y otros (por desgracia) imprescindibles en las remezclas de cualquier popstar. Pero ahora con el inminente lanzamiento hemos comprobado que se ha quedado con las de los artistas más cercanos al indie (Hurts en un extremo, Twin Shadow en otro). Y con el anuncio de la presencia de gente como The Horrors o The Weeknd. Además, ‘Judas’ y ‘Yoü and I’, las únicas que repiten (tres y dos remezclas respectivamente), son las que más remezclas indies ya tenían (no ha querido dejar ninguna fuera); y las nuevas revisiones van del indie de corte popular, a nuevos valores y a otros ya consolidados.

¿Qué pretende? ¿Comprar al público independiente? ¿O es que se está arrepintiendo del camino que tomó con Born This Way? Puede que se trate de un juego, y que en el siguiente disco vuelva al electro-pop machacón, pero visto que la chica tiene cierto gusto por algo más que RedOne, ¿por qué no se arriesgó? Podría haber generado un producto que mezclase su sabiduría mainstream y el tacto por lo alternativo del productor de turno. Se decantó por el camino fácil y pudo haber revolucionado el pop comercial como ya anticipó (y nadie se creyó) antes del lanzamiento de Born This Way. Veremos que sucede en el futuro. Por ahora, nos debes una.

jarto

Deja un comentario