Drake – Take Care

Drake, junto con Kanye, se está consagrando como el gran outsider del rap norteamericano gracias al concepto tanto pop como soul de su obra y al abandono casi total de la agresividad o misoginia lírica. Una nueva generación de raperos que se deja guiar por la elegancia y el buen gusto, sin prescindir del sentido del carisma de este tipo de personajes. Thank Me Later fue un buen aperitivo que anticipaba el paso adelante que supone este Take Care, álbum mucho más compacto y conceptual, del tipo de los que redefine de nuevo al artista.

Los adelantos que hemos ido descubriendo presagiaban un trabajo que efectivamente escapa de los cánones Billboard, sin hits revienta listas pero con vistas a coronar el top 1 de álbumes en Estados Unidos (como así ha sucedido). Vamos, todo lo contrario que un disco de Rihanna. Hablando de la chica, le devuelve el favor de What’s my name en Take care, tema homónimo adaptación de I’ll take care of u del fallecido Gil Scott-Geron junto a Jamie XX, que sin contar con la presencia vocal de Gil, ambos defienden con solvencia. The Weeknd, la última sensación r’n’b de 2011, aporta el halo de misterio e inquietud de su sonido a Crew love, con chispas de tensión y una sinuosa atmósfera sensual. Over my dead body abre el disco con una preciosa instrumentación que aboga por el mimo y el buen hacer, y que desemboca en la egocéntrica Shot for me (cualidad intrínseca que no pierde esta nueva raza de raperos), desenvolviéndose entre una producción más urban y sutiles líneas synth. En este corte podemos apreciar de nuevo la versatilidad vocal e interpretativa de Drake, intercalando pop y rap, delicadeza y chulería; aunque a título propio me quedo con la primera (ideal para mojar bragas), ya que la otra peca de cierta nasalidad. También contamos con ejemplos donde se decanta por un término medio, como la pegadiza Headlines. En eso da sopas con ondas a su coetáneo Kanye.

Nicki Minaj y su infinito armario de pelucas no podían falta a la cita (omnipresente como Rihanna), concretamente en Make me proud, uno de los temas más comerciales y efectivos de Take CareLord knows se encuentra acompañada de un maravilloso coro que podría parecer un sample, pero no, hablamos de un coro real y actual con la finalidad de buscar una mayor entidad en el sonido. Marvins room, primer single, se sumerge en una decadente llamada telefónica postruptura, melancólica e intimista, cualidades también presentes en la suavidad de Doing it wrong. Lil’ Wayne, por muy talentoso que fuese, tiene una de las voces más desagradables del panorama negroide actual, y hasta cierto punto estropea HYFR y sobre todo la deliciosa The real her.

Salvo ciertos lapsus como el comentado y una duración algo dura para los amateurs del género, Take Care puede ser una buena oportunidad para quien se atreviese con lo último de Kanye; aquel público que de primeras le repela el rap y sucedáneos pero que con la condimentación adecuada puede paladearlo con gusto. Drake es un artista serio y con las ideas claras, sabe donde apuntar y acierta con destreza. Y la gente se ha percatado (los norteamericanos por ahora).

Puntuación: 8 /10 | EscúchaloSpotify

jarto

No Responses

Deja un comentario