Klaus & Kinski – Herreros y Fatigas

Marina y Alejandro para los amigos, Klaus & Kinski para el resto, vuelven a la palestra del indie después de dos discos con amplio reconocimiento crítico a partir de los cuales se han ido consolidando hasta este tercero Herreros y Fatigas. En sendos trabajos tocaron palos de lo más diverso y en este último esfuerzo discográfico no se iban a quedar atrás. El afán de seguir diversificando su sonido se mantiene como uno de los grandes baluartes del dúo, incluyendo nuevos elementos sonoros e incluso géneros inéditos en su discografía, y conservando  aun así su sello personal.

El trío de temas que abre el disco se desmarcan por el ingente empleo de sintetizadores, con ciertos aires j-pop en El día de los embalsamados (en el sonido, porque la voz de Marina rompe con el subgénero), de dance noventero en La duda ofende, o las líneas new wave en Contrato; las tres enmarcadas en el día a día lírico tan característico de la banda, al igual que en el resto de cortes (costumbrismo dicen algunos), destacando la radiografía de la crisis en La pensión. Dejan las moderneces a un lado para untarse de géneros más clásicos como la saeta en Sacrificio o In the Goethe y su barniz habanero, o volver al toque country en Poderoso caballero (que recuerda a Flaskback al revés). El pop de corte orquestal lo vemos en el single Ojo por diente o Dos males tienes, aunque las cuerdas son uno de los imprescindibles en buena parte del disco.

La verdad es que no nos podemos quejar de variedad, e incluso los escépticos podrán disfrutar de este eclecticismo estilístico, o al menos de algunos pasajes. Tampoco es menos cierto que a pesar de tal variedad, Klaus & Kinski cuentan con una personalidad muy definida que maravilla a muchos pero enerva a otros tantos (opiniones que se polarizan aún más en directo).

El problema de un servidor es que sigue presenciando cierta falta de solidez en la producción, echándose en falta un sonido más redondo y palpable, pecando de cierta ligereza que de vez en cuando juega en su contra. En realidad no desentona para nada con la voz e interpretación de Marina y quien les haya pillado el tranquilo al cien por cien no tendrán ningún ‘pero’ que achacar. Se trata de una opinión basada en gustos y que no va más allá de la calidad del producto, que no se pone en duda y que demuestra que nunca fueron flor de un día.

Puntuación: 7,25 /10 | Escúchalo: Spotify

jarto

No Responses

Deja un comentario