Recomendaciones SOS 4.8: sábado

Seguimos con esta pequeña guía ideal para indecisos en modo ‘ohdiosmíohaytantascosasquemevoyainmolar’. Tras las recomendaciones del viernes, pasamos a un sábado aún más interesante, lo que hace de esta elección algo un poco más peliagudo (por eso hay una opción extra respecto al viernes). Y repetimos, si nos hicisteis caso y no os gusta lo que veréis, hacédnoslo saber en la crónica y lapidadnos por ello.

Yuck

El grupo ingles que parece norteamericano es un ganador con sus guitarras noventeras y esas calibradísimas melodías pop que rinden homenaje a los noventa de Dinasour Jr., R.E.M. o Teenage Fanclub. En directo mantienen la fuerza del estudio y aunque actúan un poco pronto (19:15), es el mejor recibimiento para una jornada que puede durar hasta casi doce horas más. Ideales para botar y en alguna balada sacar aquel instrumento de generar emoción y ambiente, ya arcaico: el mechero.

Bigott

El peculiar zaragozano siempre está dispuesto a deleitarnos con sus estrambóticas letras, melodías adhesivas y ese acento tan peculiar al cantar en ingles. Los que quieran tralla desde el minuto uno ni lo intenten, pero si se quiere ir in crescendo es una buena opción para las primeras horas del festival.

Mogwai

La verdad, es complicado arriesgar cuando tienes unos cabezas de cartel como estos, pero a ver quien es el guapo que se pierde el rock progresivo de los escoceses. Bueno, en realidad muchos. Algunos  dicen que hay que tener grandes dosis de paciencia para aguantar un concierto entero del grupo. Evidentemente no hablamos de pegadizas melodías pop de tres minutos, pero es que esto va mucho más allá de escuchar e incluso vivir un concierto. Hablamos de cerrar los ojos y sumergirse. Si no vas con la actitud, puede que no merezca la pena ni intentarlo.

The Flaming Lips

Un cabeza de cartel que no hay que perderse por nada del mundo (sorry El Columpio Asesino, os amamos pero esto es un caso de fuerza mayor). Harán el mismo show que en los últimos diez años, y la verdad, ya no es que nos dé igual, es que nos hacen sentir como aquellos amigos que no ves desde hace tiempo y siguen haciendo las mismas bromas de antaño, pero te sigues riendo igual. Eso sí, tus amigos no interpretan himnos de pop-rock psicodélico atemporales.

La Casa Azul

En musikorner nunca hemos sido muy popis; y es que tampoco estamos en 2005 (comentario moderno de mierda del día). Sin embargo el proyecto de Guille siempre ha sido una apuesta segura. Y más si de madrugada estás ya de bajón y necesitas un chute de azúcar y buen rollo. Ni Jager ni leches, nada mejor que un show hipercafeínico y colorista (bueno, vale, un Jager nunca está de más). Una gozada pop que entusiasmará a los más escépticos, si es que queda alguien que no haya visto algún directo (por cantidad de oportunidades no será).

Cupcake

Para terminar (aunque después sigue habiendo opciones para terminar hasta que el sol abrase), qué mejor que con música ochentera o actual pero de influencias. Y algunos estarán hasta el gorro de la década (y no les falta razón), pero luego escuchas ese tema que amabas de pequeño y tu cuerpo te arrastra a la pista. Tú y yo lo sabemos, como decía el mítico Joaquín Luqui.

jarto

No Responses

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.