¿Por qué echaremos de menos a Björk?

La noticia de ayer fue sin duda la cancelación del concierto de Björk en el Primavera Sound. Aunque fuera bastante previsible y en el festival haya cartel de calidad para aburrir, no podemos sino maldecir a esa maldita inflamación del nódulo. Por varias razones.

1. Porque hacía un tiempo que no la veíamos por nuestro país y a saber cuando vuelve a visitarnos. Seamos realistas, ¿quién cree que podrá asistir a su cita en Galicia? Esperemos que pueda, pero viendo el percal y que se celebra sólo tres semanas después, las posibilidades de cancelación se perfilan altas (aunque acabe de declarar que puede que pueda cantar en la segunda mitad de junio, no nos fiamos del todo).

2. Porque a pesar de que muchos la tilden de mongola, hablamos de una artista como la copa de un pino. Cuenta con un estilo propio que te encanta u odias. La indiferencia no se contempla. Y eso es lo que la hace tan especial, ya que se trata de un personaje peculiar, rara dirán algunos, pero ella es así realmente, no lo fuerza (¿verdad Gaga?). Auténtica.

3. Porque aunque su Biophillia sea, para que engañarnos, una valeriana (salvo excepciones), la islandesa cuenta con una excelente discografía, y si hablamos de los noventa, tres de los mejores discos de la década… y de la historia. Y era de esperar una buena retahíla de hits.

4. Porque sus shows están muy cuidados a nivel escénico y estético, y siempre se lleva consigo un gran compendio de músicos. Música enlatada la justa. Otros deberían aprender.

5. Porque sí, hay cartelón, pero siempre está ese artista que simboliza la chispa necesaria para redondear el festival. Y Björk anda bien servida de fans y de carisma para serlo (el año pasado para mí fue Sufjan, ¿para vosotros?).

6. Porque para muchos sería la razón que les empujaría a comprar el abono del Primavera Sound, y vale, se les devuelve el dinero, pero únicamente de un día.

7. Porque no hay tiempo para sustituirla por alguien a su altura, y aunque lo hubiese se tornaría como una tarea harto complicada. Y por supuesto, no sería lo mismo.

jarto

Deja un comentario