Reivindicando a… Doves frente a Coldplay

Esta semana será inolvidable para muchos fans de Coldplay, que verán sus sueños cumplidos de poder disfrutar en directo de su banda favorita. Y cada vez que se habla del éxito masivo de Martin y su troupe siempre me acuerdo de Doves. Por qué os preguntaréis. Bueno, entre ambas bandas podemos contemplar varios paralelismos, y el más evidente, al menos en sus segundos y terceros discos, es el gusto por el pop-rock de estadio y mecheros. Sin embargo las dos bandas tuvieron un debut más comedido salvo algún ramalazo épico como Yellow o The cedar room, para lanzarse a la piscina en el segundo. Por otra parte, sus tres primeros discos aparecieron en el mercado los mismos años con pocos meses de diferencia. En Reino Unido Doves sí que obtuvieron bastante repercusión, con un par de discos en número uno y algún top 10 en singles, aunque a la sombra del boom de Coldplay. Sin embargo fuera de las islas… sonido de grillos.

¿Cuál fue la clave del éxito de unos y no de otros? Puede que Chris Martin, un chico mono, joven y con carisma que como frontman no tenía precio (aunque hayamos acabado un poco hasta el gorro), frente a un Jez Williams muy ‘el vecino simpático de al lado’, pero quizás no apto para reventar estadios. Quizás EMI, que ambos compartían aunque en diferentes sellos, atisbó un negocio mayor apostando más por Martin. También es verdad que Parachutes tenía más hits claros que Lost Souls, algo que Doves resolvió en The Last Broadcast, que fue sin duda su disco con mejor recibimiento, que contenía la conocida There goes the fear, y que daba mil vueltas al también notable disco de Coldplay. Con el tercero, algo por debajo pero buen trabajo al fin y al cabo, tampoco lograron como era de esperar eclipsar a X&Y. En Kingdom of Rust, el último hasta la fecha, dejaron la lucha y abandonaron su faceta stadium pop para tomar un camino más intimista y menos supeditado al mainstream.

No sería por calidad o potencial, pero como siempre digo, el mundo del pop es cruel, y no atiende a calidad sino a otros valores quizás menos importantes, sin desmerecer a Coldplay, que sin ser la panacea se trata de un grupo majo. En Spotify tenéis a vuestra disposición toda la discografía de Doves, tanto para los que queráis rememorarla como los que nunca hayáis tenido el placer de escucharla. Porque si te gusta Coldplay te gustará Doves.

jarto

No Responses

Deja un comentario