Hit & Dance: Paul Simon – ‘You can call me Al’

Si hay un disco al que los africanistas como Vampire Weekend le deben la vida, ese es el enorme Graceland de Paul Simon. La mezcla de sonidos exóticos y pop dio como resultado un álbum que 25 años después se sigue recordando. Y eso sólo lo consiguen unos pocos. El caso es que para conmemorar este cuarto de siglo se ha publicado una edición especial con bastante material inédito, incluyendo una demo del tema que nos ocupa, el gran single de este largo (por popularidad, porque en realidad todos son enormes). Y bueno, el único bailable, ideal para hacer el ganso en la pista por su desparpajo y buen rollo.

No esperes un ritmo machacón porque no lo hay (¿es qué siempre tiene que haberlo para bailar?), lo que tenemos es una instrumentación ecléctica y cuidada, incluyendo los ya míticos solos de saxofón y flauta. A nivel de contenido, se trata de una divertida oda a la confusión de la vida moderna, en la cual el ser humano da palos de ciego sin ver más allá de su vida llena de comodidades. Y qué decir del clip con el gran Chevy Chase. Aunque hablamos de un tema muy conocido, los garitos parece que sólo programan ochentadas sintetizadas estilo Take on me o Don’t you want me, por lo que resulta complicado escucharlo fuera de una fiesta casera. Como siempre desde aquí reivindicamos lo que casi nunca suena en tu bar o disco favorita; otra cosa es que alguien escuche.

Más jitazos para la pista en la lista con todos los temas de la sección.

jarto 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.