Melody’s Echo Chamber – Melody’s Echo Chamber

Hace unos meses nos hicimos eco de una chica de origen francés que venía avalada por la producción del líder de Tame Impala Kevin Parker. A un bello tema titulado Crystalized se le unía una belleza no espectacular pero auténtica, lo que hacía prever un buen número de entradas en los medios web más importantes del mundillo indie. Así fue, pero han pasado los meses y el bombo y platillo del principio no ha resultado tan contundente, a pesar de reseñas en Pitchfork o Under the Radar. Y no es porque su debut homónimo de Melody’s Echo Chamber no haya cumplido las expectativas; la razón es que incluso aquel excelente primer single, al igual que ahora el disco, tampoco aportaba nada que no se hubiese visto en los últimos tiempos, y a día de hoy el factor ‘mecenas’ y su enigmático físico ya han dejado de ser primordiales. Así que lo que tenemos entre manos es dream pop, psicodelia e indie pop/rock que suple la falta de originalidad con elegancia y buen gusto.

Crystalized y su guitarreo sesentero (la mano del Tame Impala resulta evidente) siguen presentes, que junto al resto de cortes, once en total, conforman un disco ideal para que la mente flote entre caleidoscopios sonoros de todo tipo y pelaje. No obstante hay que evitar la idea de psicodelia sin ton ni son, ya que en este debut también podremos encontrar deliciosos estribillos, instrumentos concisos y letras comprensibles. Como la banda del productor, se pueden reconocer referencias a los Beatles menos pop en temas como Some time alone, alone, pero también influencias más modernas en la onda de Stereolab en You won’t be missing that part of me. Endless shore, que desprende un riff de teclado mágico, se trata de las canciones que más invitan a desconectar y dejarse llevar entre la sonoridad galáctica que envuelve sus casi cinco minutos.

La delicadeza típicamente francesa debía de aparecer en algún momento, y es Quand vas tu rentrer la que mejor representa la nacionalidad de la joven. Isthatwhatyousaid se acerca al estilo de los malogrados Broadcast, cargando con la vertiente más electrónica del álbum, a pesar de que en casi todos los temas se puedan encontrar arreglos sintéticos. Y no nos olvidamos de I follow you, que abre el disco de la manera más pop, casi de estilo californiano, en una especie de guiño a Beast Coast (estribillo 100% Bethany Cosentino). Los dos últimos cortes se destapan como lo más experimental del disco, Snowedcapped Andes crash y Be proud of your kids, bien cargados de psicodelia, lírica difusa y mucho LSD sonoro (aquí sí).

Hay altibajos, pero el conjunto es sólido. Sin embargo es de esperar una futura consolidación en forma de segundo o tercer disco, porque no siempre se da en la diana a la primera (lo de Beach House no estalló hasta el tercero, por ejemplo), o no todo el mundo está siempre atento si así sucede. Auguramos un buen porvenir a Melody (sí, es su nombre real), y esperamos una gira a corto plazo, aunque nos olemos actuación en Primavera Sound 2013. En unas semanas o meses saldremos de dudas.

Puntuación: 7,25/10 | EscúchaloSpotify

jarto

No Responses

Deja un comentario