How To Dress Well – Total Loss

how to dress well

Sin duda este año ha sido el del nuevo r&b o cómo el estilo ha sido revisitado, estirado y actualizado hasta dar como resultado auténticos discazos. El de How to Dress Well merece mención especial entre todos ellos por aportar su visión particular del género en cuestión. Con este particular nombre, situación donde todos hicimos amago de ver si nuestra camisa estaba conjuntada con nuestros calcetines, se presentaba en 2010 el proyecto en solitario de Tom Krell con el single Ready For The World, un tema que ya apuntaba maneras de r&b pero que sin embargo contenía trazas más post-dubstep e incluso lo-fi; y es que dos años después las cosas para How To Dress Well van limándose, cambiando y perfeccionando, afortunadamente.

Siguiendo la estela de ese primer single, apareció su álbum de debut Love Remains, donde definitivamente le colocamos en el mapa musical. Aquello no fue un suspiro y este año presentó su Total Loss, un compendio de temas con un acento más marcado. Digamos que los más puristas del r&b y sus divas verían en este álbum una completa aberración del género, pero para los amantes de algo más experimental supone un revulsivo a nuestros machacados oídos. Tom Krell se sitúa en una de las cúspides de la quintaesencia del estilo revisitado hasta rozar el new age o la música de meditación como rezan muchas etiquetas. Esto solo de avanzadilla en temas como Say My Name or Say Whatever. Con miedo al temido sopor, nos encontramos con Running Back, un tema también tranquilo pero con una candencia que es capaz de hacernos soñar y bailar al mismo tiempo, y la más rítmica & It Was U, que saca a relucir esos coros que escuchamos de fondo en toda canción r&b que se precie y ese baby omnipresente.

Total Loss se mueve a ritmo lento, carente de cualquier pretensión y superando todos las barreras del género, haciéndolo suyo y creando una nueva suerte de pop. Este es el ejemplo de un estilo hecho propio y en el que se mueve como pez en el agua, creando al fin un disco completo de escucha cómoda cuando se trata de dar al play y relajarse. Con peligro de caer en el sopor, eso nadie nos lo quita, How to Dress Well hace las delicias de los que buscan algo experimental pero accesible, lento pero con posibilidades de levitación mariana. Coros, voz en falsete, y algo de épico en temas como en Set It Back o el cierre de Ocean Floor for Everything, perfectas para sentirte una nenaza o para encandilar a esa chica de la que hacía tiempo andabas detrás.

Puntuación: 8 | Escúchalo: Spotify

Cicuéndez

No Responses

Deja un comentario