Charli XCX – True Romance

charlie_xcx_true_romance

Desde que se empezó a apostar por ella, Charli XCX sonaba fuerte para interpretar un importante papel en la nueva generación de popstars que tienen más de pop que de stars y no se limitan a menear la delantera. La apuesta resultaba arriesgada; y es que no sería la primera ni la última vez que una chiquilla nos la da con queso con un par de temazos, pero que a la hora de la verdad su primer álbum acabe calzando mesas. Por suerte la inglesa de 19 años no decepciona, aunque hay que aclarar que las expectativas hacia el nuevo material no eran demasiado altas, básicamente porque nuevo lo que se dice nuevo tampoco hay demasiado. La mayoría de temas ya los conocemos de singles, EP y mixtapes, y salvo alguna ausencia como I’ll never know (que tampoco casaba demasiado en el conjunto), nos volvemos a topar con todas las joyas pop que ya conocíamos. Decepción en teoría, porque al disfrutarlas en True Romance, de manera continua y sólida, revivimos su potencial.

Trece cortes en clave de synth pop como etiqueta general, pero que dependiendo del momento se transmuta en otros subgéneros. Nuclear seasons abre el telón estrenando sugerente y ambiental intro que sazona un tema ya de por sí muy apetitoso, que recuerda en su puente al It’s my life de No Doubt (y no al original de Talk Talk debido a los dejes interpretativos estilo Gwen Stefani). El empleo del sample de Gold Panda en You ha ha ha sigue maravillando como el primer día, aportando Charli las dosis justas de chulería y descaro para hacerlo suyo. Take my hand se presenta como uno de los temas más bailables (porque aunque se trate de una popstar, True Romance tampoco es el súmmum del dance), en una de las producciones más desenfadadas y divertidas. Roses tira de la clásica fórmula del electro pop inglés de la pasada década, y sin alzarse como uno de los highlights del disco, convence.

Tenemos varios exponentes avant r&b, entre los que destacan Grins, retratando la locura del amor a modo de éxtasis, y So far away, que estiliza el típico medio tiempo delicado y elegante pero a veces sin sal. No corren tanta suerte Set me free, que podría tratarse de la Gwen más anodina, aunque se salva gracias a un estribillo de lo más apañado; tampoco Cloud Aura, en la que sobra la rapera de papel cuché Brooke Candy (que Grimes la reivindique lo que quiera: no cuela más allá de icono trendy caduco). Lo que no quiere decir que cualquier estrella pop de pacotilla no mataría por paja de este calibre. Dejando a un lado el r&b, a nivel lírico You’re the one sigue la estela de la Celine Dion más ñoña, pero la contundencia industrial y su potente estribillo compensa cualquier declaración de amor demasiado azucarada, e incluso la revitaliza. Para finalizar OMD estarían orgullosos del uso de teclados en Lock you up, que cierra True Romance de manera sorprendentemente luminosa.

Si la producción del último de Marina te pareció un despropósito; si Grimes salvo un par de singles te deja frío y necesitas más petardeo; si crees que el debut de Florrie se está haciendo de rogar; o si te parece que salvo excepciones los álbumes de las divas pop tienen más relleno que sus escotes, el debut de Charli XCX va a suponer una bocanada de aire fresco. Una pena que ningún festival (ejem, Sónar) apueste por ella para este verano.

Puntuación: 7,75 | Escúchalo: Spotify

jarto

Share

No Responses

Deja un comentario