The Naked and Famous – In Rolling Waves

the_naked_and_famous_in_rolling_waves

Intentar dar carpetazo a un bigger than life de los que catapultan a la fama no es tarea fácil. Tampoco es que The Naked and Famous renieguen del mismo, pero sí quieren dejar patente que van más allá de Young blood, aunque en general las diferencias del recibimiento de su debut respecto al hit no resultan tan escandalosas como en otros casos recientes (solo hay que chequear la ficha de Spotify de Gotye o Carly Rae Jepsen). Para los que se quedaron en este éxito In Rolling Waves pasará desapercibido, pero puede que los que disfrutaron de Passive Me, Agressive You tampoco se entusiasmen con esta secuela. La banda está en ese proceso que depende del “cómo” se puede tornar en maravilla u horror: la madurez.

De primeras hay menos teclados, más guitarras, el sonido se ha oscurecido, e incluso las fotos promocionales lucen un aspecto más adulto. Además carece del gancho del primero, de los hits de esencia puramente vitalista y despreocupados, ideales para sentirte joven incluso cuando las carnes ya cuelgan. Es un movimiento arriesgado, pero parece que se lo han tomado en serio. En la edición de las caras-b de su debut este mismo año ya se atisbaba esta faceta, aunque no creímos que lo aplicaran a su segundo disco de estudio, así que, obviando el resultado, un aplauso por haberle echado huevos, aunque por ello rompan con buena parte de su público. Sin embargo nadie les quita Heart like ours como himno del disco, que sin llegar a las cotas de Young blood olvida los amores imposibles de verano para sumergirse en las relaciones adultas, con sus luces y sombras. Y es que este podría ser el resumen de ambos discos, que incluso se refleja en sus portadas. O al menos lo que se pretende.

También hay tiempo para la experimentación, porque no solo de pop vive la banda (ya hubo chispazos en su debut), que sobre todo recae en A stillness, curiosa apertura que conjuga folk y electrónica, en una estructura caprichosa y un ambiente intrigante hasta el chupinazo final; o también en To move with purpose, oda final al caos vital del ser humano, envuelto en un intenso y rugoso acompañamiento sonoro. En modo lo-fi e intimista se muestran en Waltz, e incluso una canción que parece que va a reventar de épica como Rolling waves no tira del recurso fácil y prefiere mantenerse más contenida, que no apagada. También se asoma alguna referencia evidente, como la inagotable sombra de Fleetwood Mac en What we want (ese estribillo).

Pero también hay cierta efervescencia adolescente en temas rockeros como The mess o Grow old que no acaban de cuajar tan bien como antaño, aunque I kill giants sí que remite a su debut: una canción vigorosa y llena de vida. Y es que, aunque el tono en general resulte más maduro, hay letras o ejercicios de guitarra que dicen lo contrario, como un jovencito intentando aparentar lo que todavía no es. Quizás se hayan apresurado en embarcarse en un cambio que no está al alcance de todos, o que simplemente no entiende de caprichos, sino que está por llegar, pero necesita su tiempo. Por suerte parece que ellos están más en este segundo grupo, y quizás progresar más pausadamente se presentaba como la mejor opción. Pero se ve la intención, y se agradece, por lo que In Rolling Waves no es un “epic fail”.

Puntuación: 6,75 I Escúchalo: Spotify

jarto

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.