Jungle – Jungle

jungle-jungle

Uno de los debuts que esperábamos como agua de mayo era el de Jungle, dúo londinense formado por Tom McFarland and Joshua Lloyd-Watson y especializado en synth funk, del que incluimos el tema Lucky I got what I want entre lo mejor de 2013. Este y el resto de temas que ya habían publicado más el single de adelanto, seis en total, conforman junto a otros seis el álbum, por lo que el efecto sorpresa queda fuera de juego. Esto le podía suceder, por ejemplo, al debut de Charli XCX, incluso en mayor medida, pero la también inglesa gozaba (y goza) de un estilo heterogéneo y supo potenciar el material previo con nuevas y frescas aportaciones. En el caso de Jungle se suma la monotonía sonora que confía demasiado en la estilización que conlleva el género.

De los primeros seis primeros cortes cinco corresponden a temas ya conocidos, y Busy earnin’, The heat o Time siguen funcionado como un reloj, y salvo la un poco flojeras Drops, la traca de hits da en la diana y nos convence de que estamos ante un disco genial (aunque sigo pensando que cada tema por separado gana enteros). Luego sigue con Smonking pixels y su aire a western “tarantiniano”, que resulta curioso y hasta aporta variedad. Sin embargo a partir de aquí se repite la misma fórmula sin hilar tan fino, e incluso Lucky I got what I want pierde fuelle entre tanto copia y pega a medio gas. Quizás hubiésemos sido más felices con un EP, o incluso dos (y ya sabéis que adoramos el formato), porque la obligación de lanzar un largo puede jugar en contra del artista.

Escucharlo todo de golpe supone una sobredosis de aires cool que empacharía hasta al Prince más afro, aparte de que a pesar de la notable forma, a ratos falla el contenido, y sobre todo falta corazón. Y es que no se puede vivir de actitud toda la vida (¿o sí?) si parece que compones con piloto automático. Chromeo o Cherub, que tiran también de funk pero de manera más electro y desenfadada, no despliegan una actitud tan sofisticada y elegante, por ello, a pesar de su irregularidad, al menos entretienen gracias a su descaro y despiporre. Jungle sin embargo no juegan en esa liga, y salvo que salgan de la comodidad que les otorga el género y arriesguen más, en un par de años nadie se acordará de ellos. Eso o que apuesten por singles y EPs cada equis tiempo y así al menos podamos disfrutar en mejor medida de su talento, porque lo tienen. Puede que también se olviden de ellos (ya conocemos la dictadura del álbum), pero aquí siempre les tenderemos la mano.

Puntuación: 6,7

Tags:
No Responses

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.