Mark Romanek, la pulcritud formal hecha videoclip

bowie-jump

La tendencia de muchos directores de videoclips que alcanzan cierta es pasarse al cine y abandonar casi por completo el género que les dio la gloria. Ahí están David Fincher, Anton Corbjin, Jonathan Glazer, Spike Jonze o Michel Gondry, que vuelven de cuando en cuando a dirigir a algún gran artista pero la realidad es que suelen centrar sus esfuerzos en el séptimo arte. Mark Romanek es otro ejemplo de ambición, y tras un buen debut en el cine gracias a Retratos de una Obsesión (One Hour Photo, 2002), protagonizada por el recientemente fallecido Robin Williams, tardó ocho años en regresar a la gran pantalla con la sobresaliente Nunca Me Abandones (Never Let Me Go, 2010). Sin embargo, a pesar de esa actividad no demasiado excesiva durante los 2000, tampoco se mató en lo que se refiere a la realización de clips. Y todo hay que decirlo, se le ha echado de menos, aunque no está tan en forma como cabía esperar.

Esta semana ha vuelto con Shake it off, el primer single del nuevo disco de Taylor Swift, en un vídeo simpático que sin embargo no alcanza las cotas de su estimable pasado. Su grueso artístico se sitúa en los noventa, década donde dirigió Rain y Bedtime story de Madonna, Closer de NIN, Scream de Michael y Janet Jackson, Criminal de Fiona Apple, Are you gonna go my way de Lenny Kravitz o Free your mind de En Vogue. Todos vídeos para el recuerdo, efectivamente, sin olvidar temas menores acompañados de magníficas imágenes, como Strange Currencies de R.E.M, The perfect drug, de nuevo de NIN, o Jump they say de David Bowie. Aunque no hay que olvidarse de que en 2002 emocionó a medio mundo con Hurt de Johnny Cash, posiblemente su obra más celebrada, además de un par de joyitas como fueron Faint de Linkin Park y 99 problems de Jay Z. A finales de los ochenta también contó con algún que otro vídeo interesante, pero se percibe a la legua que fue en los años venideros cuando pulió y profesionalizó su estilo hasta convertirle en uno de los realizadores más demandados, con vídeos  que contaban con presupuestos millonarios (Scream sigue top 1 como vídeo más caro de la historia y Bedtime story top 10).

Sin embargo su estilo no resulta tan personal como el de Cunningham, Jonze o Gondry, pero si hay algo que destaca de su obra es la perfección formal a la hora de retratar cualquier elemento, desde el propio artista a cualquier objeto inanimado. Planos perfectos a nivel de encuadre, a veces cercanos a cualquier cuadro barroco (los bodegones de Hurt son maravillosos), que engalanaban cualquier obra que firmase. Normalmente se guiaba por estéticas pulcras, muchas veces haciendo un uso de la luz que otorgaba un volumen inusitado a las imágenes (Hurt, The perfect drug, Criminal), en ocasiones la dirección de arte tiraba hacia el minimalismo, sobre todo en los noventa, tan de moda en aquellos años (Rain, Scream, Jump the say), aunque de cuando en cuando se ha dejado llevar por un estilo más naturista y menos recargado, sobre todo en los 2000 (99 problems, Speed of sound de Coldplay, Hella good de No Doubt).

Parece que en lo que se refiere a videoclips, tras el de Swift y el de Invisible de U2, también de este 2014, su magia se ha quedado en el camino. Por suerte a nivel cinematográfico ha evolucionado a mejor y se rumorea que dirigirá la próxima entrega del pelmazo de saga de Dan Brown protagonizado por Robert Langdon, que si es así esperamos que le reciba un giro de 180º (aunque lo dudamos). Hay más esperanzas puestas en el rumor sobre la precuela de El Resplandor, que puede dar mucho juego. Pero si eres más de música te recomendamos que te repases la mayoría de vídeos vía YouTube (aquí la lista de todos) o si tienes suerte encontrar su edición en DVD de The Work of Director, colección que tan buenas críticas recolectó en la primera mitad de la pasada década y que también contaba con Gondry, Cunningham o Corbjin entre otros.

Share

Comments
  1. Ramses

    Deseamos con ansia que regresen aquellos videos musicales iconos que saciaban tus sentidos. Bedtime Story es una obra de arte…

Deja un comentario