10 cosas que nos sorprendieron (para bien o para mal) en 2014

FKA-twigs

Un poco de recordatorio de lo que aconteció durante este 2014, que como veremos en el décimo punto, no fue precisamente el más excitante del mundo.

El pop comercial solo ha tenido un nombre

Que una sosa proveniente de una granja se haya llevado el gato al agua lo que se refiere a música comercial no dice mucho del ámbito en 2014. No ha habido mucho donde elegir, pero también es verdad que por ello haya que aplicar el famoso “en el país de los ciegos el tuerto es el rey”. 1989 es un gran disco de pop donde Taylor Swift y su equipo han sabido tomar lo mejor del pop, digamos, alternativo más reciente (CHVRCHES, Lana del Rey, Icona Pop, HAIM) y otorgarle una halo de popstar sin tener que ir en tetas y hablar de manera encubierta de practicar sexo oral, dando dignidad al pop comercial a varios niveles.

Norteamérica se come con patatas a Reino Unido en el ámbito pop-rock

Hubo una época donde NME se encargaba de catapultar bandas sobre todo de las islas que nos cegaban en su momento pero que a la larga se quedaban  en agua de borrajas. Últimamente ni eso. Reino Unido este año en el ámbito pop-rock no ha lucido lo más mínimo (Royal Blood y algún ejemplo más). En cambio al otro lado del atlántico, sin haber sido tampoco su mejor año, ha habido grandes discos de The War on Drugs, Real Estate, Future Islands, Spoon o The New Pornographers. Nada especialmente novedoso, pero los clásicos se mantienen, e incluso crecen.

Tenemos nueva diva alternativa en la oficina…

…se llama FKA Twigs y es divina. Y es que hay mucha pseudodiva que nunca llega a reventar listas pero que sobre el papel debería, y aun así las tildamos de divas alternativas, guiándonos más por el éxito que por el estilo. Pues bien, esta chica ha dado la vuelta a la tortilla, porque aparte de destilar un auténtico aire alternativo, creativo y hasta cierto punto transgresor, sí que empieza a ganar adeptos más allá del perfil gafapastil. Su LP1 ha ayudado, pero también su magnética presencia, descubierta por muchos gracias a actuaciones como esta (y sí, vale, su relación con Robert Pattinson también ha ayudado). Reina.

Hay vida en otros países más allá de los anglosajones

Nuestra MAP lo demuestra todos los meses, pero este año dedicamos un par de especiales a Francia (I y II) y Polonia (I y II) con propuestas que en buena parte solo por su estilo y sobre todo por su  origen pierden cualquier posibilidad de triunfar fuera de su país. En el caso de Francia hay nombres, especialmente en la electrónica, que parten la pana, pero Polonia es, como muchas otras naciones, ninguneada. Sin embargo esta doble entrega está en nuestro top 5 de posts más vistos del año. ¿Por qué? La gente quiere conocer, y no solo lo que salga de un pequeño pueblo de Ohio o cerca de Birmingham.

Salirse del cajón mola, pero sin pasarse, que la pela es la pela

Coldplay adelantaron su Ghost Stories con un tema bastante rompedor para lo que nos tienen acostumbrados tanto ellos como los grandes sellos… para al final acabar petándolo con una producción de Avicii. Charli XCX tenía la oportunidad de aportar la sofisticación de su debut a una segunda parte… que al final suena a rock chicle (que por otro lado está muy bien, pero resulta ciertamente más convencional). Taylor Swift adelanta un tema tan rompedor (para el ámbito comercial, se entiende) como Out in the woods y finalmente no es single, escogiendo uno más convencional. Las reglas del juego, ya se sabe.

Discos y canciones injustamente ninguneados

Aparte de canciones que deberían haber sido hits, hay discos que merecían un mejor trato. Lykke Li debería haberse convertido por fin en una súper estrella, haber pegado el pelotazo, CEO, Electric Youth o Lust for Youth tendrían que aparecer en casi todas las listas del año, Tove Lo pasar del one-hit wonder, que Todd Terje sonase en todos los saraos, que Ásgeir fuera el nuevo Bon Iver, que Tinashe fuera la nueva diva r’n’b, que HAERTS y The War on Durgs fueran la nueva sensación radio-friendly adulta, Fakuta llegar a la popularidad de Javiera Mena, etc. Mundo cruel.

Mezclar política y música sigue siendo tabú

Cuando la situación política española es insostenible, mezclar política y música (o cultura en general) sigue siendo un tema tabú en nuestro país. Pocos artistas se han mojado en este aspecto, aunque la discutida por algunos Ratonera de Amaral ha sido uno momentos musico-políticos más evidentes y vox populi de los últimos años, lo cual se agradece. Sin embargo nos queda un largo camino para alcanzar la implicación política de otros países. Y la cosa no es hablar las 24 horas de política, pero dejarla en un rincón oscuro resulta casi hasta irresponsable.

No siempre el que golpea primero golpea dos veces

En Musikorner siempre publicamos las listas de lo mejor del año la última semana de este, porque quién sabe si alguna sorpresa aguarda durante esos días (aparte de para tener más tiempo de reseñar discos, claro). Y no tuvo que venir Beyoncé para decidirlo, y por ello apareció en nuestra lista de discos y canciones de 2013. Este año muchos medios han decidido aplazar ligeramente su publicación y mostrar cierta precaución. ¡Pues nueva pillada! D’Angelo se ha sacado de la manga un disco que seguro que protagonizaría varias listas, especialmente en medios americanos y muy afines como Pitchfork.

Q.D.E.P.

No, no son las siglas del nombre de nadie, como creería Mariló Montero, son los músicos que pasaron a mejor vida este año, y de manera menos dramática los que decidieron emprender nuevas aventuras. En esta playlist podéis encontrar a muchos de ellos. Pero si de comebacks este año la cosa ha estado más bien escasa, al menos a un nivel vox populi, tampoco ha fallecido nadie que haga temblar los cimientos de la industria. Lo que no quiere decir que no hayan desaparecido muy buenos artistas , pero por desgracia no fueron ni han sido tan apreciados como merecían. La vida es injusta, y tras la muerte igual.

En general un año un poco “meh”

Ya lo habréis leído o discutido o simplemente muchos de vosotros lo pensaréis: 2014 ha sido bastante poco emocionante. Faltaron muchas más nuevas caras, el regreso de bastantes ya conocidas, y sobre todo, porque en ese sentido el año pasado fue una auténtica locura, comebacks inesperados a punta pala. No, malo no ha sido, no es la palabra indicada. Más bien se le podría tildar de anodino. O quizás si que haya habido emociones fuertes pero el sesgo de los medios ha evitado que hayan, hayamos, sabido apreciarlo. No obstante siempre se pueden obviar e ir contracorriente. Gracias Internet por existir.

Comments
  1. jurl

    gran artículo, ganas de vustras listas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.