Top 10: las mejores canciones de Kanye West

kanye-west

Kanye West ha revolucionado el soserío musical que suele reinar durante estos primeros días del año con el estreno de un tema que formará parte de su nuevo disco de estudio. Entre esto y que Seth Rogen declaró que el propio West le había rapeado el álbum entero en una limusina, tenemos motivos para pensar que no queda demasiado para que uno de los mayores genios musicales contemporáneos vuelva a, como poco, dejarnos con el culo torcido. Y a pesar de que este Only one junto a Paul McArtney no esté a la altura de muchos de sus grandes temas, pocas posibilidades hay para la decepción.

Si finalmente es así, como con 808s & Heartbreak (que tampoco fue tanto drama), si luego lanza algo tan bigger than life como MBDTF, bienvenido sea. Así que mientras esperamos a que su nuevo largo vea la luz (todavía no hay fecha), un top de sus mejores temas puede recordarnos porque, a pesar de lo gilipollas que es a veces, le amamos con todas nuestras fuerzas. Por ello cualquier anuncio de nuevo material siempre es digno de celebración y estas diez canciones vienen de lujo para ir abriendo boca. Y porque hay que poner un límite, pero al fin y al cabo 10 saben a poco, porque temazos hay para dar y tomar (Good life, Jesus Walks, All falls down, Niggas in Paris, Gold digger, Clique, Blood on the leaves, Lost in the world, Love lockdown, etc).

10. Never let me down feat. Jay Z, J. Ivy (The College Dropout, 2004)

Su primer álbum ya contenía exponentes perfectos para darse a conocer entre crítica y público, aunque todavía quizás se echaba en falta la chispa necesaria para lubricar el hit incontestable para las listas. Este era uno de los que más se acercaba, mezclando a la perfección el componente hip hop, más contundente, con un estribillo soulero, más dulce, en un número sobre el precio de la fama y la capacidad de mantener los lazos con la gente que jamás decepciona.

9. Flashing lights (Graduation, 2007)

Este tema sobre una chica a la que le gusta demasiado el glamour y la fama cuenta con una instrumentación clásica y elegante y unas bases entre el disco y el funk se funden con sintetizadores cercanos al trance que ya de por sí resultaban altamente adictivos. No había necesidad de estribillo, pero lo hay, aunque son las sugerentes voces femeninas las que se llevan el gato al agua. La bola de espejos gira y los cócteles fluyen.

9. Black skinhead (Yeezus, 2013)

El disco era difícil de digerir, por muchos motivos. En general se trataba del tracklist más extremo de su carrera, como en este caso, donde la producción iba y venía a través de percusiones descontroladas, juegos vocales desquiciantes y arreglos estridentes, en un agresivo alegato en contra de un racismo todavía vigente en su país. Si la cortante letra no era suficiente, la música ponía la guinda de este puñetazo en todo el estómago.

7. Touch the sky feat. Lupe Fiasco (Late Registration, 2005)

Tirando de un maravilloso sample de trompeta de Move on up de Curtis Mayfield, estamos ante uno de los temas más bailables y funkies de su discografía. Un buen rollo que inunda la pista (o debería) llega al culmen gracias a un lúcido estribillo, de los más claros y pegadizos de su carrera. Que Gold digger mola, sí, pero lo petó demasiado en comparación con esta grandiosa canción, que pasó algo desapercibida (lanzarla de cuarto single tampoco ayudó, claro).

6. Runaway feat. Pusha T (My Beautiful Dark Twisted Fantasy, 2010)

Una de sus baladas más claras y posiblemente la mejor (aunque hasta cierto punto resulta incluso bailable; ya sabemos cómo se las gasta el hip-hop con las bases). Da igual que sea más larga que un día sin pan (nueve minutazos en su versión original), la melancolía de su piano atrapa desde el segundo uno. Y es que es triste que alguien te deje porque uno mismo se lo pida, pero también lo es que este aguante más tiempo con tu mierda.

5. Stronger feat. Daft Punk (Graduation, 2007)

Antes de que el mundo se volviese loco con el dúo (como si nunca hubiesen existido), Kanye ya era la mar de amigo de ellos. Tantos que no se conformó con explotar un sample de Harder better faster stronger, sino que les pidió que participaran en el tema reformándolo. Un ejercicio de futurismo que noqueaba desde la primera escucha gracias a una producción sobresaliente, donde también brillaba su consabido ego, que a partir de aquí nunca supo frenar.

4. No church in the wild feat. Jay Z, Frank Ocean, The-Dream (Watch the Throne, 2011)

De su disco con Jay Z se podían obtener verdaderas joyas a pesar de que este no se encuentre en su mejor momento y a veces rebajase el listón de Kanye. Un retrato de los excesos vitales que surgen al saltarse las reglas establecidas por la religión y la moral social, potenciando el tono por la turbiedad de un bajo que no deja un momento de sosiego. Además vino de lujo para echar el ojo al gran Frank Ocean. Y no os perdáis el vídeo: canela fina.

3. Monster feat. Jay Z, Rick Ross, Nicki MinajBon Iver (My Beautiful Dark Twisted Fantasy, 2010)

Uno de sus temas más hip hop, sobre todo en un disco con alto componente pop. Sonidos opresivos, incluso abrumadores, donde hasta el siempre preciosista Bon Iver se deja oscurecer, en un rapeo continuo donde además brilla la mejor Nicki Minaj. La melodía evidentemente no es su fuerte, por lo que la letra se convierte en el gran bastión, abierta a diferentes lecturas, sobre la imagen de uno mismo, la violencia del mundillo gangsta o el ego del artista.

2. POWER (My Beautiful Dark Twisted Fantasy, 2010)

21st Century Schizoid Man de King Crimson aporta ese barniz de rock progresivo a un tema tajante y potente como pocos. De alguna manera resume el espíritu del disco: la confusión del hombre actual, perdido entre sobredosis de información e injusticias cimentadas sobre prejuicios sin sentido. Todo desde un prisma que no admite medias tintas ni sutilezas, con un Kanye que dispara a bocajarro da igual quién se ponga por delante.

1. All of the lights feat. Rihanna, Kid Cudi, Tony Williams, The-Dream, Elton John, Charlie Wilson, John Legend, Elly Jackson, Alicia Keys, Elton John, Fergie, Ryan Leslie, Drake, Alvin Fields, Ken Lewis (My Beautiful Dark Twisted Fantasy, 2010)

Para Kanye, y más en este álbum, su filosofía nunca suele ser el “menos es más”. En este enorme himno unía a un montón de artistas de aquí y de allí que ponían voz a una letra que trata sobre una vida llena de errores con ganas de enmendar, pero con pocas posibilidades de ello. Mucho de ojos cerrados, manos hacia el cielo y berreos “rihannescos” son las consecuencias más directas al escucharla. Al final nos tira la épica, el drama, el exceso, el pop. Y es que si hasta Fergie no da grima, por algo será.

Share

No Responses

Deja un comentario