La Bien Querida – Nocturnidad

la-bien-querida-nocturnidad

La nueva entrega del experimento de La Bien Querida ya está entre nosotros tras publicar hace un par de meses la primera, titulada Premeditación, y con vistas a una tercera el 6 de marzo, que llevará el nombre de Alevosía. Cuando se publique la edición conjunta en forma de álbum al uso se podrá valorar la totalidad de la obra, pero por ahora solo se puede de manera independiente, lo que también tiene su encanto y sentido dentro del concepto. Porque aunque hay lazos con Premeditación, muchos nos sorprendimos con la crudeza de tanto de tono como de sonido y letra de Ojalá estuvieses muerto, primer adelanto de Nocturnidad, que le acercaba al sonido witch house de los ¿desaparecidos? SALEM.

Se trata de todo un señor temazo acompañado además por un vídeo todavía mejor que el de Poderes extraños (de hecho forma parte de nuestros 15 vídeos de 2014) y que resume la filosofía de este EP, por si había alguna duda tras conocer su nombre. La oscuridad y contundencia sonora de este single también se traslada en Carretera secundaria, y especialmente en la la canción más visceral del EP, Crepúsculo. A pesar de un mayor sosiego en ambas, se percibe cierta tensión bien aderezada por unos arreglos sintéticos de corte sórdido y una bases a modo de sentencia final e irrevocable, que cobran todavía más fuerza al escuchar frases del estilo de “que los cuervos te saquen los ojos”, en el caso de Crepúsculo.

Encadenados, el segundo corte, se desmarca del resto gracias a unos teclados muy en la línea de la new wave ochentera en clave hortera, además de por una letra azucarada, hasta ñoña, chocando con el mal rollo del resto de cortes. Un rayo de luz entre la densa y desapacible “nocturnidad”, siempre al acecho de los amantes poco precavidos que siempre acaban sumidos en la oscuridad perpetua.

Puntuación: 8

Share

No Responses

Deja un comentario