¿Será Carly Rae Jepsen la salvación del pop comercial de 2015?

carly-rae-jepsen

Que el pop comercial lleva unos cuantos años en clara decadencia no es ningún secreto, pero como en todo, siempre hay años mejores y peores. 2015 claramente es un mal año. Solo hay que echarle un vistazo a los nominados de los VMA’s para comprobarlo: nada de estos primeros seis meses que realmente merezca destacarse (Ellie, bonita, puedes hacerlo mucho mejor). Quizás Rebel Heart, pero ya se sabe que el estatus actual de Madonna es el de abuela del pop, lo que no interesa.

En lo que se refiere a ventas por ahora no hay quién lo salve, si no tenemos en cuenta lanzamientos de 2014 (y quien dice lanzamientos dice 1989). Obviando la calidad general de un panorama desalentador, las estrellas del pop contemporáneas están casi todas de vacaciones, y no parece que en lo que nos queda de año vayan a sorprendernos con un inesperado regreso. Rihanna a lo sumo, pero a saber, que está más perdida que Belén Esteban en una biblioteca; Lady Gaga sigue preparando lo que debería ser su comeback, pero se desconoce cuándo lo podremos escuchar. Vamos, un coñazo.

Menos mal que ahí está Carly Rae Jepsen. A nivel comercial se puede que se vaya a comer un colín con E·MO·TION (tampoco creo que con Kiss vendiera demasiados discos, más bien Call me maybe), que además ha sido lanzado en unos países y en otros no, por lo que muchos ya habrán tirado de Torrent. Una chapuza de lanzamiento que por suerte no empaña lo que puede ser el disco pop del año en lo que se refiere a calidad (amigos míos y Stereogum, por ejemplo, lo atestiguan).

Yo no me lo he bajado, todavía mantengo cierto código moral, pero las cinco canciones lanzadas oficialmente son, a todas luces, auténticas joyas pop. Y aunque, lo dicho, copias de su disco vaya a despachar dos, una de ellas a Justin Bieber, nadie daba un duro porque volviera a publicar un hit, pero I really like you, aunque le ha costado lo suyo, se ha ganado el título. Pero ahí se quedará su éxito comercial (espero equivocarme), porque tampoco parece que su nuevo single real, Run away with me, vaya a tener un futuro esplendoroso.

Sin embargo ella parece más preocupada en que la tomen en serio, aunque no sea a un nivel vox pópuli, que en reventar las listas (que tampoco le hará ascos). Si no quizás no hubiese contado con Dev Haynes para All that, una delicada e hiperralentizada balada que evidentemente no buscaba éxito comercial; y Rostam Batmanglij de Vampire Weekend para Warm blood, un tema muy avant garde (para tratarse de pop mainestream, se entiende). Hasta se podría decir que contentar al público hipster con estas colaboraciones es uno de sus objetivos para esta nueva etapa(¡esta portada!).

Los dos singles radiados son dos claros ejemplos de puro pop comercial, pero con una producción más elaborada y elegante de lo acostumbrado, haciendo gala de su adorable encanto y actitud pizpireta marca de la casa. Vamos, que intenta mantener un equilibrio que, para qué negarlo, suele salir caro en términos mercantiles. Pero ella asume las consecuencias y sigue hacía delante. En ventas no salvará 2015, pero en hacernos disfrutar de un disco descaradamente pop, fijo; y aunque no estaría de más contar con otros exponentes del género durante este 2015 (venga, va, no te enfades, Madonna), para nada me quejo. Nadie se lo esperaba de esta (ya no tan) chiquilla. Yo el primero.

Share

Comments
  1. La

    Bueno, es que cuando salio su superhit, tan chiquilla no era… tenia 25 años Eso sí, cae bastante bien 🙂

    • La

      Y además ha logrado convencer a Tom Hanks para el video…. que el hombre es entrañable y también cae bien, aunque se le nota que ya tiene una edad.

Deja un comentario