10 conclusiones sobre los Video Music Awards 2015

miley-cyrus-vma-2015-

Todo lo que rodea a MTV desde hace un tiempo apesta, pero al fin y al cabo resulta adictivo (para un rato), y los VMA no son una excepción. Y a modo de radiografía del panorama mainstream siempre resulta útil a la par que deprimente. Por si os interesa, aquí tenéis todos los detalles de la gala, incluyendo los ganadores.

Taylor Swift salva el pop del último año

Aunque estemos un poco (mucho) hasta el higo de ella, no hay que quitarle mérito por haber publicado 1989, el disco de pop comercial más agradecido de los últimos tiempos. Por supuesto fue la gran ganadora absoluta de la gala, y sin ella a saber a quién habrían premiado (Kendrick Lamar por calidad, pero no resulta tan popular y ya sabemos de qué pie cojean estos premios). MTV le debe la vida.

¿Mejor vídeo del año, Bad blood?

Otra cosa que ya asumimos de estos premios es que no nunca suelen ganar los mejores vídeos, pero este caso se antoja un tanto vergonzante. Incluso si no salimos de la videografía más reciente de Taylor, Blank space le da mil vueltas, e incluso Style. Bad blood es una macarrada en el peor de los sentidos, que solo sirve a modo de pasarela de famosas, porque como vídeo en sí no va a quedar para el recuerdo. Y sí, Nicki Minaj tenía razón a la hora de quejarse y afirmar que Anaconda forma parte de la cultura popular. O al menos su orondo culo.

¿Canción del verano, 5 Seconds of Summer?

Lo único que podría hacerles merecer este galardón es su nombre. Y es que, obviando calidad, se trata posiblemente de la canción menos conocida de la lista (solo hay que echar un vistazo a las reproducciones de Spotify) y los MTV suelen tener muy en cuenta este factor. ¿O es que su desesperación a la hora de llegar al público adolescente les ha obligado a saltarse a la torera hasta sus reglas no escritas? Y, esta vez sin obviar la calidad, es sin duda la peor canción de la lista.

Nicki Minaj y Taylor Swift ya son amiguis de nuevo

Aunque ya zanjaron su rifirrafe vía Twitter, nada comparado con hacerlo delante de millones de espectadores. Y si nos ponemos, mucho mejor cantando en amor y compañía. Taylor apareció al final de The night is still young, ese chochi hit que no lo ha sido tanto, y Nicki le hizo la réplica en Bad blood.Eso sí, como se trataba de la actuación de la rapera, evidentemente fue su repertorio el que se llevó la mejor parte. Además, para eso fue Taylor la que se disculpó.

Pero Nicki y Miley Cyrus no tanto

Miley soltó hace unos días en una entrevista un latigazo hacia Nicki por el mentado rifirrafe con Taylor y a la esta no le gustó un pelo. Tanto que, cuando obtuvo el premio por mejor vídeo hip-hop por Anaconda, no se corto en llamarle la atención con un “mucho tenías que decir de mí el otro día en la prensa” y un contundente “no juegues conmigo, perra”. Miley echó balones fuera culpando a la manipulación de la prensa, que buen rollito y santas pascuas. Y aunque muchos defiendan la teoría de que todo fue un montaje, solo hay que ver la cara de sorpresa de la cantante de Wrecking Ball. Bad blood total.

La oportunidad perdida con FKA Twigs

Podían encumbrarla como nueva diva “raruna”, como hicieron en los noventa con Björk, y así subirse al tren de la modernidad aunque solo fuera por un par de paradas. Pero no, este atisbo de contemporaneidad se queda en las nominaciones. Y eso que la artista solo estaba nominada en apartados técnicos (jamás la esperábamos ver en categorías mayores). Ni siendo novia de Robert Pattinson le servirá; y es que el mainstream está ya demasiado viciado para si quiera darle una oportunidad.

Justin Bieber sabe cantar, bailar y llorar

Y lo hace mejor que la mayoría. A pesar de ser uno de los personajes más odiados de los últimos años, merece un segunda oportunidad. Ahora por fin parece un chico (a pesar de esa medio melena rubia que lleva últimamente), ha protagonizado dos de los temas comerciales más potables del año y ha demostrado que canta y baila, a la vez, como pocos. Que sí, que se ahogaba en algún momento (Britney estaría hospitalizada a los dos minutos), pero el general, chapó. Y sus lágrimas de alegría del final no fueron fingidas. Quizás le subestimamos, como artista y ser humano.

El encantador caos de Macklemore & Ryan Lewis

Y añado Ryan Lweis aunque nadie se enteró si el moderno del dúo estuvo por ahí, porque por supuesto el rubio se llevó todo el protagonismo. Bueno, o casi, porque Eric Nally, líder del grupo Foxy Shazam, tampoco se quedó corto a la hora de dar todavía más vida un espectáculo que, como el vídeo, no sabes hacía dónde va a tirar. Funky, hip-hop y rock en una mezcolanza que, junto las alocadas imágenes, descoloca pero deja con ganas de más. Mención especial al momento “arrastrado entre gusanos” (minuto 4:10).

Kanye for president

Que Kanye West se quiere mucho es algo de dominio público, pero en su discurso de agradecimiento/autobombo tras recibir el Michael Jackson Vanguard Award (posiblemente el premio más merecido de la noche) “bromeo” con el hecho de presentarse a las elecciones de 2020 de su país. Siendo él, nos lo creemos. Y siendo él, no resulta tan descabellado verle sentado en el despacho oval.

Juramos que esta es la última vez que los vemos

Pero el año que viene volveremos a caer.

Share

No Responses

Deja un comentario