Beach House – Depression Cherry

depresion-cherry-beach-house

Cuando creímos que Sparks les iba a acercar al espeso shoegaze de la escuela de My Bloody Valentine, nos la colaron con queso. Porque escuchando Depression CherryBeach House no han tomado esa senda, pero sobre todo no han dado el gran paso que muchos desearían. Sin embargo si uno se fija en su carrera, los cambios son más bien sutiles. Incluso el single de presentación, a pesar de algunas chispas (nunca mejor dicho) de novedad, tampoco chocaba. Lo que no hay que tomárselo a la tremenda. Y sí, cierta sensación de déjà vu no falta, lo que por otra parte parece que es lo que parte de su público busca. Ahí tenemos a Space song, que ni siquiera es single o la canción que abre el disco, y es la más escuchada en Spotify. Puede que su cruce entre Myth y Lazuli tenga que ver.

Quizás por ello se perciba sea cierto apoltronamiento de ideas, o más bien en la ejecución de las mismas. Todo suena de primeras demasiado predecible, o, incluso peor, agradable. Y ese es casi el calificativo más banal que se le pueda poner a una banda con una entidad tan trabajada y profunda como Beach House. Pero no os asustéis, no todo es lo que parece, y aunque jamás llega a la grandeza de Bloom (que a día de hoy le plantaba más de un 8), hay mucho más que música de relax entre sus nueve canciones. Porque, como sucede durante la noche, a la que tanto aluden en sus letras, necesitamos un tiempo para adaptarnos al entorno y captar más matices de lo que en principio nos permite la oscuridad. Y aun así siempre queda un halo de misterio.

En esta ocasión cuesta conectar con su imaginario, pero merece la pena el esfuerzo, especialmente cuando nos dejamos llevar por sus letras, ese elemento que muchas veces obviamos y más en género como el dream pop. En ellas se pueden encontrar sus ya conocidas referencias a Lynch, esta vez más marcadas y centradas especialmente en Twin Peaks (y esta vez sin ni si quiera utilizar a un actor de la serie en uno de sus vídeos). Solo con atender a la lírica de Levitation podremos contemplar a Laura Palmer correteando por aquellos oscuros bosques, mencionando un tren (lugar donde es asesinada), a lo rápido que crece (para mal) o la invitación a un lugar “donde lo desconocido te rodeará” (la dimensión paralela). E incluso la voz de Victoria, que por cierto suena por lo general más femenina y menos andrógina que de costumbre, recuerda a la de Julee Cruise, especialmente en la (todavía más) lánguida Days of candy.

Pero al fin y al cabo la ambigüedad sigue ahí, y a pesar de todo quizás resulta más sencillo adentrarse en el álbum empleando estas referencias y a partir de ahí labrarse una experiencia más personal. Con paciencia, evidentemente. Sus obras siempre necesitan de un tiempo para abrazar toda su grandeza, a pesar de que singles como Myth o Zebra nos encandilasen desde el minuto uno. Aquí no hay singles de este calibre, tampoco en lo que se refiere a inmediatez, algo que en realidad nunca ha interesado al dúo, pero que su maestría les permitía concebir, incluso con estructuras melódicas muy lejos de lo convencional. En este caso resulta todavía más complicado empaparse con su talento, que sin duda lo hay, más allá de una apariencia “bonita” para todos los públicos con un mínimo de sensibilidad. Por ello quizás en unos meses me arrepienta de esta nota (si me lo hubiese descargado de manera ilegal hace un par de meses ya tendría una visión más completa, pero…).

Puntuación: 7,5

Share

No Responses

Deja un comentario