En el punto de mira: Quiltland

Quiltland (1)

Quiltland es otro ejemplo más de que Suecia no solo vive de pop, como también demostró en ese proyecto tan alocado como magnético que fue Team Rockit. Si uno escucha el último tema de esta sueca, Detach, pensará en The Knife circa Silent Shout, un disco con un legado incalculable. Sin embargo el componente pop del dúo (cada vez más nulo, pero aún vigente en aquella época) se esfuma en pro de mareas sintetizadas. El resto de temas también carecen de melodía o estructura convencional y las voces son un elemento más en la composición, como sucede en Status, un caramelito brillante, que de repente se despendola pero no, era solo un espejismo, porque se corta sin comerlo ni beberlo (y nos dejan a todos con el culo “torcío”).

La intimista y sutil Forever se acerca más al ambient, al igual que sus dos primeros temas, 1 second sun, 1 hour of light y Days. Sin embargo parece que esta faceta más elevada la ha dejado por ahora aparcada. Porque la inestabilidad de su otro proyecto se refleja, para bien o para mal, en este en solitario, tanto en lo que se refiere a estilo como en la continuidad de su carrera. Quizás escuchemos más temas sueltos de ella, pero a saber si se embarca en algo con más cuerpo. No obstante, tras escuchar estas pocas canciones, nos damos con un canto en los dientes aunque solo nos regale pildoritas de su talento cada equis tiempo.

Share

No Responses

Deja un comentario