Dez Mona en De Studio, Amberes

portada

Quizá a muchos, o a ninguno, os suene el nombre de Dez Mona, cosa normal; si bien, ni se os ocurra comentar tal afirmación en tierras de Flandes ya que eso podría ser motivo de un sonoro enfado. Gregory Frateur, alma del grupo belga, lleva unos 8 discos en el mercado entre álbumes oficiales y proyectos varios pero sus fans desgraciadamente se cuentan entre la escena de su país. No es de extrañar, sin embargo, que todo quede ahí, ya que la escena belga y en general del norte de Europa es tan rica, que ellos se bastan con su música. Además de esto, se nota un cuidado especial a sus artistas y al amor a su escena musical desde los remotos años del new beat.

Dez Mona venía a presentarnos Origin, su nueva entrega propiamente dicha cuyo nombre procede de Desdemona de la tragedia shakespeariana. Esperados con ansia por el público, Frateur -alma del grupo- subió al escenario enfundado por una chaqueta de fuertes colores y hecha a mano por su estilista Elif Korkmaz, quien potencia así carácter queer; y es que no lo hemos dicho pero Dez Mona engrosa la lista de artistas de la escena gay musical de su país. Como tal, su manera afectada de ver la vida impregna toda su discografía, desde lo más sentido hasta lo más frívolo, entre un Perfume Genius y un Anthony and The Johnsons cantando sus quejidos en un cuartos oscuro.

dezmona1

Does it make you, happy? irrumpió de repente como su fuerte primer single de Origins que es, un paso del taciturno pop melancólico al pop actual, más bailable y pegadizo; un acertado single donde la inclusión del acordeón y el tambor metálico se mezclan en un envenenado hit pop. Dirty language la seguía para destapar su lado más rockero, como una St. Vincent adorando a los clásicos y donde percibimos a un Gregory descalzo (¿un guiño al Patti Smith?). Y como seña de identidad, el contrabajo jazzístico y el acordeón permanente en el concierto nos hacen viajar con la mente a viejas cafeterías llenas de humo, prostitutas y chaperos haciéndose amigos gracias a baladas pop de las de antes, con barra de bar incluida, un rock desgarrado y una voz en falsete marca de la casa. Así Handsome boys, pretty girls  o The storm se dan la mano en una épica contenida donde parece que el cantante ya ha tocado fondo pero ha sabido resurgir de las cenizas. Bohemian rebel, sin embargo, nos devuelve a la pista de baile y a la new wave como excusa para destensar todos los músculos y liberar tensiones después de tanto sentimiento y viajes con acordeón, que junto a The back door de su entrega A gentleman’s agreement nos hizo bailar como si !!! fueran franceses, o sea, con contrabajo en lugar de bajo de guitarra repetitivo y alargándose durante cinco minutos.

dezmona2

Dez Mona como institución belga y como proyecto musical siguen de la mano después de tantos discos a su espalda y sin abandonar su sello particular: el barroquismo pop, la teatralidad, el sentimiento contenido y la posterior liberación de energía que se pudo palpar a la perfección en el concierto. Anthony y Perfume Genius, como Dez Mona se hagan famosos ya podéis iros juntos de gira y de fiesta si es necesario… y posiblemente con The Weeknd cuando escuche el cover de Can’t Feel My Face.

Share

No Responses

Deja un comentario