Purity Ring y Empress Of en Joy Eslava, Madrid

purityring1

Con la alegría de un infante nos enteramos que Empress Of y Purity Ring, con dos de los mejores discos del año hasta la fecha, venían a España para presentarlos. Ardíamos en deseos por verles en directo y nunca nos esperábamos esta conjunción de los astros, pero a veces el destino nos sonríe, y propicia que ambas formaciones sean amigas. Así que nos lanzamos a degüello para no perdernos una noche muy especial de synth-pop de alto octanaje.

empressof

Empezó la noche la hispanoamericana Empress Of, quien se enfrentaba a las ávidas miradas de los relativamente pocos que nos habíamos presentado pronto al evento, sin entender mucho el por qué ya que, aunque Purity Ring era la estrella del cartel, en realidad ella no lo era menos. Sin embargo al empezar el concierto vimos a una Lorely un tanto inmadura en directo, y aunque sentida en la interpretación, las pocas tablas en el escenario se notaban, además de no acudir con más artefacto que dos músicos al aparato y ella misma como cantante y manipulando un teclado. A pesar de todo, resultó gratificante ver su inocencia en la música también reflejada en el escenario y poder disfrutar de casi todo el minutaje de su debut, Me, además de Realize Me, -no publicada físicamente- y Tristeza, su tema más tierno del anterior Ep, Systems. Su voz resultaba igual de aterciopelada, dulce y con garra en el disco y en directo y los fans de primera fila completábamos lo animado del directo bailando y coreando How do you do it (tan Björk, ella), To get by o Threat.

purityring2

Lo de Purity Ring no tiene nombre de lo espectacular que fue el directo. Para el escenario eligieron decoración marca de la casa con el objetivo de elevar a la enésima potencia la experiencia musical, a base de cortinas de luces programadas por ordenador para cambiar de color o crear sensación de profundidad y demás efectos para la vista. Además Corin Roddick se situaba subido a una especie de altar alienígena y golpeaba unas enormes piedras preciosas que se iluminaban al contacto con las baquetas.

purityring3

Ella mientras danzaba por el escenario, se subía a dos tarimas situadas a ambos lados y mientras un ventilador ondeada su peinado también un tanto alienígena. Después de todo esto no podemos sino decir que la experiencia, ya de por su planeadora e hipnótica gracias a su música, se multiplicó a la enésima potencia. Aparte de su segundo disco another eternity –que prácticamente sonó entero y sin pausas-, sonaron los hits de su debut Fineshrine o Loftcries, que se llevaron todas las ovaciones y aplausos posibles. Con todo ello queda claro que Purity Ring han sabido sobrevivir a la escena post-post como comentamos en su debut y se ha conservado frescos en su segundo disco; y aunque la propuesta sí que resulta algo artyfarty, su puesta en escena ha hecho que nos rindamos a sus pies. Imagen al servicio de la música. Y sin ningún reparo.

Share

No Responses

Deja un comentario