‘Timeless’: ¿la zona de confort de James Blake?

james-blake

Parece que el esnobismo es una actitud que nunca pasará de moda, y puede que desde aquí pequemos más de lo que nos gustaría. Y puede que esta sea una de esas ocasiones. Porque siempre hemos admirado el gran talento de uno de los músicos más reconocidos de la escena británica, especialmente gracias a por su inigualable voz y personalidad sobre del escenario (algo, generalmente, que les hace estar muy por encima de los yanquis), cualidades han hecho de James Blake uno de los artistas más solicitados alrededor del mundo, lo cual nos hace por supuesto mantenernos siempre pendientes de su trabajo. Y exigir mucho, quizás demasiado.

No podíamos dejar de hablar de su más reciente intervención dentro de BBC Radio 1, en el que hemos podido escuchar otro ¿adelanto? de Radio Silence (no está muy claro si el ya estrenado Modern soul formará parte del mismo), su nuevo material de larga duración, ya terminado según su creador, pero todavía sin fecha de publicación. ¿Y qué decir? Pues que Timeless es una pieza que provoca curiosidad hacia este trabajo, pero quizás poco más que eso.

La canción apuesta por lo seguro, pues da la sensación de que James Blake ha encontrado su estado de confort, porque no nos topamos con sorpresa alguna que nos haga, como en pasadas ocasiones, sentirnos cautivos de su talento. Su voz resulta espectacular, como siempre, pero se mantiene estática sobre beats que sufren endebles variaciones y que se pierden a través de una de las letras más sosas que se hayan podido escuchar durante de su carrera. No es mala canción, pero palidece frente a Modern soul y sobre todo con sus obras maestras.

Y es que, admitámoslo, ser alternativo y vanguardista no es lo mismo que ofrecer un trabajo poco creativo en el que las formulas simplicistas y poco elaboradas se consideren un trabajo destacado. Es cierto que menos siempre es más, sin embargo, Timeless ni siquiera llega a ser menos, es sólo una pieza que fácilmente podría perderse entre mucha mejores propuestas dentro del género. Y es que, una canción que poco aporta en lo que se refiere a su producción sonora y una letra que no pasa de ser una simple una tomadura de pelo, deja algo que desear, sobre todo después de su debut y su último disco, y especialmente viniendo de quien viene.

Por ahora se trata solo un adelanto de un trabajo que en realidad seguimos ansiosos por escuchar, porque, al fin y al cabo, estamos seguros de que será uno de los que más dará durante los próximos meses (para lo bueno y para lo malo). La pregunta es por qué ha escogido este corte como adelanto. Sí, no estamos ante el single oficial, pero no deja de resultar extraña la elección, y sobre todo desacertada. Ya veis, a veces nos sale la vena esnob, hasta con artistazos como él (podéis fustigarnos si queréis). Pero, eh, James Blake nos sigue molando.

Share

No Responses

Deja un comentario