Charli XCX – Pop 2

charli-xcx-pop-2

Aunque sigamos sin entender muy bien la diferencia entre mixtape y álbum, Charli XCX lo ha vuelto a hacer: se ha sacado de la manga un trabajo completo no, completísimo, lleno de colaboraciones estelares y con un acabado redondo.

Pop 2 es pop al cuadrado. Es el segundo estadio del pop, es darle otra vuelta. Es la orgía definitiva de las estrellas de lo popular. Es el futuro en la loca mente de Charli cocido por las manos maestras de A.G. Cook. Con él, y este trabajo podrían conseguir afianzar el sonido PC Music, que parece no terminar de cuajar en lo mainstream.

La lista de featurings es larga y loca, y van de princesas pop como Carly Rae Jepsen o MÆ a reinas del indie como Caroline Polachek (Charilift), incluyendo una vez más algunos de los nombres más prometedores de la música actual, como la noruega Alma o la super-estrella drag de Brasil, Pabllo Vittar. Y conseguir que nadie haga sombra a nadie, que cada uno brille por su parte y además engrande el resultado, no es moco de pavo.

Aunque Out of my head, Got it o la “twerkeable” Femmeboat consiguen hacernos levantar y querer que nos las pinchen en cualquier fiesta, es con el tándem formado por Lucky y Tears (así, una detrás de la otra) dónde el pop más plástico consigue volverse emotivo. La primera no tiene nada que envidiarle a la homónima de Britney Spears; de hecho, así es como podíamos imaginar, al inicio del milenio, que sonaría una balada pop con exceso de drama edulcorado a día de hoy. Sus lloros al final de la canción, como aullidos desconsolados, extremadamente “pitcheados”, terminan por coger forma y fuerza en la segunda, ahora apoyada por el carisma y la experiencia de Caroline Polachek: y ¿no es así como quisiéramos ver a las artistas del pop (y, por extensión, de cualquier ámbito)? Uniendo fuerzas y apoyándose en lugar de competir y entrar en juegos sucios (ejem, Taylor, ejem…).

A partir de este punto, las canciones se suceden una a otra, cada una con sus invitados (y sus versos de contenido socialmente inapropiado, explícito), sin encontrar bajón alguno o decepción, hasta culminar con una brillante Track 10, ahora con Charli a solas, desnuda y vulnerable de nuevo pero rodeada de ruiditos que parecen mascotas ciborg y de una base creciente que cierra el álbum allá dónde debe: en lo más alto.

Seguimos sin saber dónde está su prometido álbum – que no mixtape -, pero si la espera tiene que darnos regalos como este Pop 2 o el anterior Number 1 Angel, yo firmo. Cómo cantó Ana Torroja (?): el cielo, por mí, se puede esperar.

Puntuación: 9

 Alverd Gual-Cibeira

Share

Deja un comentario