En el punto de mira: la sensibilidad de Tess Roby bajo el auspicio de Italians Do It Better

El pasado año Tess Roby se dio a conocer con Ballad 5, que formaba parte de un maxisingle con el mismo nombre. Como su propio nombre indicaba, se trataba de una balada, sobria, sensual y claramente ochentera, y fue el primer lanzamiento de la canadiese en Italians Do It Better, en un movimiento que se desmarcaba del acostumbrado synth pop taciturno que ocupa su roaster. Incluso aunque mezclase Johnny Jewel, alma máter del sello, ella era la productora, llevando las riendas de un sonido propio. En el maxi, por cierto, aparte de un par de versiones más de la canción, también podíamos encontrar un tema instrumental titulado Glimpse que sí tenía más en común con el sello, aunque sin resultar tan evidente como otros fichajes últimos, como HEAVEN. Y por cierto, se trataba de una maravilla synth de corte ambient que mostraba una gran sensibilidad.

Sensibilidad que sigue plasmando casi un año después en Catalyst, esta vez mucho más synth que su anterior single, pero todavía sin tener tanto que ver con el alabado sello. Y se agradece que apuesten por estilos que, sin romper del todo con su esencia, opten por un sonido y tono diferente. El caso es que esta canción, dedicada a su fallecido padre, sigue mostrando una personalidad llamativa y peculiar, con un tono de voz grave pero embriagador y delicado y un hipnótico acompañamiento synth. Este es el adelanto de su disco de debut, Beacon, disponible el 20 de abril.

Deja un comentario