En el punto de mira: Oso Peligro y su fantasía tribal

La primera canción de Oso Peligro, Fireworks, se estrenó la semana pasada y Radio 3 no ha tardado en hacerse eco de ella. Sin duda, una buena señal para cualquier debutante. Quizás se deba a que sobresale respecto a otras canciones nacionales, a diferentes niveles. De primeras está cantada en inglés, lo que puede que a un nivel comercial dificulte su rendimiento en nuestro país, pero a su vez puede abrirle nuevas puertas fuera de nuestras fronteras.

Pero este es un detalle nimio comparado con la manera de entender el pop de corte tribal. Si hay que hacer una comparación, se podría emparentar con los Vampire Weekend de su debut hasta arriba de cafeína (porque ellos eran niños nuevos, no se drogaban). También llama la atención una estructura caótica pero irresistible y, debido a este factor, invita a escucharla una y otra vez, casi a modo de reto. Y además huele a verano que es una maravilla. Habrá que esperar a ver cómo se desarrolla su carrera, pero por ahora no habrá que perderle ojo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.