Especial Hit & Dance: 10 canciones de Delorean que jamás deberíamos dejar de bailar

Esta semana Delorean han dicho adiós tras acabar de cumplir la mayoría de edad. Durante este tiempo publicaron 8 discos, 4 EPs y varios singles sueltos que comformaron una carrera variopinta, ya que en sus comienzos se arrimaron al dance-punk estilo de The Rapture y después fueron introduciendo más elementos de electrónica hasta que el balearic beat se convirtió en su sello de identidad. Incluso se podría afirmar que ellos se encaramaron en la cima del estilo. Por si fuera poco lo expandieron por el mundo, llevando a cabo giras internacionales y siendo reseñados por importantes medios, especialmente a finales de la década pasada y comienzos de esta. Con el tiempo perdieron cierto fuelle a varios niveles, especialmente fuera de nuestras fronteras, pero tampoco se podía negar su sonido único. Porque sí, en más de una ocasión hemos pensado “ey, esta canción suena a Delorean”. Y pocas bandas pueden decir eso.

En este especial de la sección se han recuperado 10 de sus mejores temas, la mayoría entre los más populares, aunque con un par de excepciones. Estas llegan con dos temas de Subiza, Warmer places, que era un poco como si Animal Collective se dedicasen a producir bangers, y Endless sunset, que al igual que muchas de sus canciones, pero esta especialmente, olía a verano y balearic hasta la médula. De aquel disco también tenemos Endless love, que seguía la linea del resto del trabajo, envolvente y vaporosa, pero sin dejar de hacerte bailar. También están un par del EP Ayrton Senna: Seasun, con esos coros tan etéreos, pero ese final tan vigoroso y de subidón; y Deli, que aún mantenía lazos con su anterior disco. Recordaba sobre todo a Into the plateu, también incluida en esta lista, y la que a su vez era un puente entre aquel presente y lo que sería su futuro.

Como single suelto Giro fue toda una sorpresa, alejándose de los aires veraniegos y fundiéndose con sonidos más electro, pero sin perder su identidad. Algo similar sucedía en Epic, el tema que abría su último trabajo, Muzik, que, aunque sin la misma gracia de su época dorada, demostraba que aún tenía mucho que decir. Para cerrar la lista está Dominion de Apar, el tema menos bailable de la playlist, pero posiblemente el que goce de mayor condición de himno. Y todos ellos, y muchos más, obviamente, conforman el legado de una de las bandas más personales y únicas que ha parido nuestro panorama nacional. Por ello no habría que olvidarles, nunca. Bueno, y por ahora será difícil hacerlo, ya que están preparando una gira de despedida. A ver quién se la pierde.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.