Y de repente, el miércoles.