El quinteto de Oxford firmaron una obra maestra atemporal.