Lily Allen no inventó la pólvora.