Las recientes acusaciones hacia Ben Hopkins reaviva un antiguo debate.