Lust for Youth – International

lust-for-youth-international-

En poco más de año y medio los suecos Lust for Youth han publicado nada menos que tres álbumes y en tan poco tiempo han vivido una importante evolución que se agudiza en International. Por una parte su presencia en prensa se ha multiplicado (donde nos incluimos). Este factor se puede deber al haber potenciado su lado más pop, casi imperceptible en sus obras previas. Así la voz de Hannes Norrvide, que resultaba anecdótica, ahora tiene un papel preponderante, acercando sus temas a la new wave en general y a Joy Division en particular en lo que se refiere al terreno vocal. Por ello los temas instrumentales, auténticos protagonistas en sus predecesores, cuentan con una presencia más escasa. Por último el sonido, aunque mantiene el lazo con los ochenta, ya no recuerda de manera tan evidente a la electrónica primigenia de la década o al revival synth estilo Italians Do It Better.

En este álbum el concepto «hit» pisa con fuerza gracias a temas generalmente bailables que no descuidan su trascendencia más allá del divertimento, que por supuesto no falta. Epoetin alfa sirve de apertura oscura y algo turbulenta en la línea de la banda de Ian Curtis, tirando de un rotundo bajo y de la estremecedora voz de Norrvide. De repente las ventanas se abren de sopetón iluminando toda la estancia. O casi. Porque a pesar del sonido brillante y veraniego de Illume (por ello está incluida en esta playlist), el tono vocal choca con los juguetones teclados y brisas sintetizadas. Pero funciona y recuerda a temazos de Tanlines o The Tough Alliance, lo que también sucede en Running, aunque de manera ligeramente menos notable. Ultras ejerce de interludio instrumental pero sin la presencia de los de sus dos anteriores trabajos, lo que sí se consigue en Basorexia, que una vez más huele a verano, e International, corte que titula y pone punto y final al álbum.

New Boys podría haber sido un bombazo en los ochenta de Depeche Mode, Erasure, Ultravox o cualquier banda new wave de éxito de aquellos años, ya que suena a todos y a ninguno, en un contundente ejercicio de reciclaje de ejecución muy sabia. Lungomare, un spoken en italiano recitado por una mujer, podría haber durado dos minutos en lugar de casi cinco y no hubiese pasado nada, pero el delicado y sugerente acompañamiento sonoro compensa cualquier exceso. Una nueva voz femenina, Soho Rezanejad, entona la estupenda Armina, que tras un comienzo estilo New Order se va acercando a un synth pop cruce entre Yazoo o Desireless gracias a la interpretación de la chica y a los arreglos que la van adornando progresivamente. La balada del disco, After touch, no despunta de primeras, quizás por su carácter menos inmediato, pero es probable que más de un inconformista la prefiera frente a hits más evidentes.

A pesar de que hay que recomendar sus dos anteriores álbumes de manera encarecida (disponibles en Spotify), International supone un gran paso adelante digno de reconocimiento. Algunos pueden percibir el cambio como una nueva muestra de cómo perder la dignidad artística vendiendo tu alma al diablo, es decir, al pop. La realidad es que cuando el resultado es excelente las quejas se escuchan, pero poco se tienen en cuenta. Y tampoco es que se hayan desecho de su esencia, lo que se agradece, porque una cosa es evolucionar y otra escupir sobre tu pasado. En algo más de media hora de duración el pop es el que manda, sin olvidarse de su faceta instrumental; pero teniendo en cuenta que casi todos los temas vocales son pelotazos, ¿cabría preferir y esperar un futuro álbum 100% pop? Si la calidad se mantiene intacta y el mundo es justo deberíamos acabar hasta el gorro de ellos (en el mejor de los sentidos) en próximas temporadas de festivales.


Lust for Youth forman parte del cartel de Villamanuela 2014.

Puntuación: 8

Compártelo:
No Responses

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.