Bombay Bicycle Club – So Long, See You Tomorrow

bombay-bicycle-club-so-long
Más tarde que pronto publicamos la reseña de So Long, See You Tomorrow de Bombay Bicycle Club, es cierto; sin embargo su inminente visita a nuestro país supone la excusa perfecta para recuperar un disco quizás no clave de este 2014, pero sí uno de los más disfrutables. Así coronó la lista de álbumes de Reino Unido, ya que han conseguido gustar a un ecléctico espectro de público. Algunos dirán que por vendidos, pero si de algo va sobrada la obra de estos chicos es de carácter auténtico y honesto, con o sin número uno. Crear un trabajo con capacidad de calar pero a su vez tan ligero y entretenido no está al alcance de cualquiera.

En Overdone, primer corte, ya dejan patente su buen gusto a la hora de hilar grandes melodías con una producción elaborada que con el avance del álbum se irá diversificando y recordando por momentos a bandas epítomes del panorama alternativo actual. En este caso toma elementos de la tan explotada década de los setenta gracias a chispas de psicodelia, y en un giro de guión It’s alright now podría ser el single de un nuevo disco de Jonsi en solitario y no nos sorprendería, más fusilamiento que inspiración, pero tan encantador que a ver quién es capaz de pulsar skip. Por otra parte está Home by now, que roza el r’n’b alternativo y salen más que bien parados; y si se decía que a veces recuerdan a bandas coetáneas, en el caso de Whenever, wherever se codean con Foster the People, pinchando ligeramente en sus primeros momentos para luego recuperarse gracias a una sección final explosiva repleta de vientos (y que vuelve a recordar a Jonsi y cia.).

Come to me podía ser un tema ideal para la resurrección de alguna banda made in NME en horas bajas, si alguna de ellas se dignara a innovar ligeramente y dejar su sonido trasnochado a un lado, claro. Luna se lleva el título de himno del disco (quizás compartido con It’s alright now), gracias a un estribillo de manos al aire y ojos cerrados que estalla después de una inspirada estrofa de corte tropical. Con Eyes off you puede que uno piense que llega la sección sosegada, lo que tampoco sería un problema porque se trata de una apañada balada, pero la India irrumpe en Feel en forma de aldea global fiestera y desenfadada, que oscila entre el disfrute y el sonrojo absoluto (gana lo primero, claro). Come to me no baja la guardia y tiene uno de esos estribillos en varias fases y maravillosamente intercalados (se trata de una referencia poco conocida, pero a mí me recuerda a los infravalorados Electric President). El relax por fin llega en la canción homónima, apacible y sugerente, al menos hasta el efervescente final, ideal para desmelenarse con amigos y allegados.

Puede que así contado se perciba cierta inestabilidad en su propuesta, pero la mano de Midas (o también llamada «talento») se las arregla para no dejar esa sensación de palos de ciego que podría predecirse. Todo fluye, nada choca. ¿Que si ritmos hindúes ahora? Vale. ¿Que si luego balada etérea? También. ¿Que si un toque tropical? Por qué no. Un tapiz sonoro colorido y variado pero sólido, y sobre todo entusiasta. A ver si toda la luz que transmiten en estudio la trasladan en su directo en Dcode 2o14 este fin de semana.

Puntuación: 8,2

No Responses

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.