Child Actor – Never Die

child-actor-never-die

A veces a uno le da por reivindicar proyectos como Child Actor porque aunque falte bastante por pulir, ve potencial en su propuesta y espera que en siguientes trabajos demuestren que ellos lo valen, porque al fin y al cabo todavía son jóvenes y lozanos. La horrible y cutre portada de su debut, algún vídeo pretenciosamente moderno pero muy amateur, un sonido por licuar y una actitud más bien blanda contrastaban con composiciones de calidad y además pegadizas. A pesar de que el cambio no resulta extremo, todo ha mejorado en Never Die, pero no llega a cuajar del todo. La mayor evolución está en su sonido, más enfocado al r’n’b de corte electrónico, en un registro más limpio que su antecesor gracias a un sonido más pulcro que por desgracia no se ve acompañado por una producción vocal a la altura.

Natalie Plaza, que parece la doble de Manuela Velasco, no cuenta de por sí con una voz demasiado personal y llamativa, acercándose al estilo frágil de Lauren de CHVRCHES (aunque Child Actor llegaron antes, ojo), por lo que si además esta no congenia del todo bien con la música y a veces parece que cada una forma parte de una canción distinta (los espontáneos coros de Max Heath quedan un poco pegote también). Tampoco supone un drama, no os vayáis a pensar, pero no esperéis un disco a la altura del debut del mentado trío inglés o del de Purity Ring, recordando por momentos a los últimos debido a su bagaje r’n’b (especialmente en Forever). Como punto positivo se agradece la variedad sonora, manteniendo además la coherencia entre los once cortes.

Lo que importa es que estamos ante un tracklist clásico en su estructura, pero altamente efectivo y que mantiene el interés hasta el final. El single Against the night es todo un caramelo pop, con un estribillo de los se engancha y no te suelta, y no por facilón precisamente. En general hay estribillosos gloriosos a punta pala, como en Never die, The Memory, Morning o Dream player, a veces también a modo de teclado juguetón (You’re a ghost). Como anécdota, o no, destaca Ungone, un tema menos pop y r’n’b, donde la voz de Natalie queda en su segundo plano, más vaporosa, envuelta en un halo onírico. Casi es lo más llamativo del disco, por lo que quién sabe qué pasaría si lo explotasen en el futuro.

Por ello se echa en falta un buen productor, asesor de imagen o manager que les guíe y potencie sus virtudes, que haberlas hailas. Parece una tontería, y algunos dirán que la música puede vivir por sí misma sin estos artificios que tanto abundan en el mainstream. Seamos realistas, hasta en el disco más indie siempre hay equipo detrás, más o menos amplio, pero siempre presente e imprescindible. La magia es conseguir un equilibrio y no dejar que por ejemplo tu productor ejecutivo destroce tu disco. Pero a pesar de todo les planto un notable, porque se ven ganas y hay mucho hit desperdigado por el disco. Un trabajo quizás algo intrascendente, sí, pero entretenido como el que más. Seguiremos sus pasos y cabe esperar que a la tercera vaya la vencida.

Puntuación: 7

Compártelo:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.