Primavera Sound 2015: el cartel en 10 puntos

ps-game

Ayer se desveló el cartel de Primavera Sound 2015 ante la expectación que siempre levanta este acontecimiento, para deleite de muchos y decepción de otros. De todo hay en la viña del Señor, y nunca llueve a gusto de todos. Aquí se resume el cartel en diez puntos que por supuesto son completamente subjetivos en su mayoría y que para algunos de vosotros serían otros completamente distintos. Sin embargo, hay alguno que otro indiscutible, eso es así.

El videojuego, un acierto

¿Alguien se pasó el juego? Puede. ¿Con todos los nombres? A saber. A pesar de todo el concepto de crear un videojuego, sin resultar 100% original, supuso una gran idea gracias a su estética ochentera (que siempre nos compra) e incluso buena jugabilidad. Eso sí, muchos desistimos ante la dificultad del reto y esperamos unos minutos que lo revelasen de manera tradicional. Además de acabar un poco de los nervios por el incesanteel riff de Enola Gay de OMD.

Cierto tufillo a BBK Live

Solo en lo que se refiere a cabezas de cartel, pero la inclusión de The Black Keys, Alt-J (por mucho disco raruno que hayan publicado), Interpol y The Strokes se acerca más al festival bilbaino o a FIB que a Primavera Sound. Durante las últimas ediciones ya fueron incluyendo a este tipo de bandas, lo que tampoco resultaba forzado. Sin embargo en esta edición se les ha ido un poco de las manos, lo que deriva en el siguiente punto.

Los cabezas de cartel no impactan

Incluso obviando el apartado anterior, estamos ante bandas que han acudido recientemente a estos festivales, o suelen hacerlo, e incluso que giren de manera independiente no es tan extraño, por lo que hay bastantes posibilidades de verles en directo. El festival barcelonés se ha caracterizado siempre por traer nombres que se perfilan como complicados de poder disfrutar fuera de los límites del Fórum (hablando solo de España, claro). Por supuesto hay excepciones, sobre todo una…

The Replacements, todo un bombazo

A pesar de que desde hace alrededor de tres años llevan dando señales de vida, celebrando unos pocos directos y acudiendo a algún que otro festival, nadie se podía esperar una confirmación de esta índole, ya que nunca habían actuado en España, y Europa en general no es su terreno. «¿Seguirán en forma o la magia se habrá esfumado?», es el mayor miedo de algunos, pero otros simplemente berrean, «¡tío, que son The Replacements!». Y no hay más que hablar. El comeback de esta edición.

Los 90 guitarreros siguen reinando, pero los 80 resurgen

A pesar de la tendencia de las últimas ediciones, donde los 80 dominaban en lo que se refiere a regresos de ciertas bandas, este año los 90 también tienen algo que decir. A los mentados The Replacements se le unen Giant Sand y The Church, que se dan la mano con unos 90 todavía más numerosos: Ride, Cinerama, Babes in Toyland (banda que echó a Courtney Love de su formación), American Football (estos a ras: su único disco es de 1999), Shellac, Mineral Sleater-Kinney.

Vuelven los emo y las riot grrrls

Conectado con el anterior punto, dos corrientes guitarreras más específicas se cuelan en el cartel de manera bastante evidente. De primeras tenemos a las riot grrrls representadas por Sleater-Kinney a la cabeza, con un disco que pronto reseñaremos y que los medios están celebrando con algarabía, y Babes in Toyland. Por otro lado están los emo, más presentes todavía gracias a la inclusión de Mineral, American Footbal, Brand New y Hotelier.

Las razonables ausencias

Este año el nivel de rumorología y carteles fake ha sido un desmadre, lo que ha jugado en contra de la organización incluso aunque en general oliesen a podrido. Nos hacemos ilusiones, nos vendemos fácilmente a la falacia, aunque sepamos que en algún caso las posibilidades de que equis artista acuda es casi nula, y claro, luego llega la decepción. Si es que somos como niños. Lo curioso de todo es que buena parte de ellos también han acabado confirmados.

Estirar la presencia de The Strokes

¿Por qué dejar que solo actúe la banda principal cuando esta también cuenta con miembros con proyectos paralelos? Además de The Strokes, cabeza indiscutible de cartel, también actuarán por separado Albert Hammond Jr y Julian Casablancas con The Voidz. Los verdaderos fans de la banda deben de estar chorreando, pero al resto nos da un poco igual. Si fuera un festival más pequeño sería hasta criticable; con tropecientas alternativas en este caso, la cuestión se torna como anecdótica.

Falta petardeo pop, pero siempre nos quedará la electrónica bailable

Lo hay, pero no en exceso, y en lo que se refiere a grandes nombres (como Chvrches o Cut Copy el año pasado), cero patetero. Bueno, están OMD, pero incluso aunque hayan protagonizado musicalmente el juego, les han relegado al miércoles, día al que muchos de los que vienen desde fuera no suelen acudir. Eso sí, es gratis. Lo que tenemos es un buen plantel de artistas electrónicos para bailotear: Richi Hawtin, TSOWC, Caribou, The Juan McLean (entre pop y electrónica) o Gui Boratto.

El hip-hop vino para quedarse 

Tras unos últimos años con algunas inclusiones hip-hoperas, este año se impone definitivamente esta tendencia en el festival. Todavía no es Kanye West (¿sucederá algún día?), pero tenemos a artistas Tyler the Creator, toda una estrella en su país, y desde un prisma más alternativo y bien adorados por la crítica tenemos a Shabbaz Places y Run the Jewels. Así que ya sabes, ponte la gorra para atrás y bájate los pantalones a la altura del muslo (¡no, no lo hagas!).

Y un bonus track.

Shellac, evidentemente

La misma coña/guiño de todos los años.

Compártelo:
No Responses

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.