10 claves que marcaron (para bien o para mal) 2020

2020 ha estado marcado por una pandemia mundial que ha asolado a todo el mundo, y que por supuesto ha afectado también al mercado musical. En algunos casos, incluso más que a otros sectores. Pero no todo ha sido coronavirus, y aparte de las consecuencias de este, tienes otras claves que han definido este año tan, dejémoslo en, especial.

La canción del año, es de 2019

Blinding lights de The Weeknd no debería aparecer en los tops de este año, porque es del pasado. Pero a muchos que no vimos su potencial en su momento, nos gustaría. Nadie esperaba que un hit tan mayúsculo se posicionara entre el synth pop y el synth wave. Y lo más extraño es que tampoco ha generado tendencia (lo más parecido ha sido Physical de Dua Lipa)

The Killers demuestran que los festivales importan

La banda de Las Vegas se marca el mejor disco de sus carreras y nadie se acuerda a los dos días. Tanto para ellos como para otros coetáneos, la ausencia de festivales ha provocado que nuevos discos no hayan conseguido tanta rotación y rodaje como antaño, quedando en el olvido en poco tiempo. Más vale que en 2021 haya alguna gira internacional o las van a pasar canutas.

Por fin es vox pópuli que los Grammy son un fraude

No se sabe por qué, pero estos premios, al igual que los Óscar, se encuentran en un pedestal cuando la realidad es que los entregan una panda de trasnochados. The Weeknd, que incomprensiblemente no ha recibido nominación alguna, ha alzado la voz en contra, y mucho se han adherido. Taylor, aprende, que cuando no te nominaron por Reputation, casi te da un jamacuco (momento que aparecía en su docu de Netlix).

Revival disco sin poder ir a la disco

El año en el que clubs y discotecas han estado cerrados, el género que extendió esta cultura en los setenta ha vivido un revival a todos los niveles. Desde artistas comerciales como Doja Cat a Dua Lipa, a más alternativos como Jessie Ware o Róisín Murphy, han dejado que la bola de espejos imaginaria siga girando. Y aunque sea bailando desde nuestro salón, hemos salido ganando.

Conciertos de pago online: el nuevo negocio

A falta de giras, algunos artistas se han sacado de la manga la posibilidad de pagar por verles online en conciertos exclusivos. Lo que de primeras nos hizo reírnos a carcajadas en sus caras, luego ha llegado Dua Lipa, vendiendo unas cinco millones de entradas virtuales, y ha demostrado que pueden ser el futuro o al menos parte de este. Si es que al final nos la cuelan.

Grimes dando juego

La canadiense, aparte de un excelente disco (algo infravalorado), también ha sido el meme musical de este año con el nacimiento de su hijo, al que llamó X Æ A-12. Y todo lo que ha venido a rebufo. Ha hecho además que nos acordemos de otros momentos WTF de su vida y carrera y una cosa queda clara: la adoramos porque el juego que nos da y por su buena música. Para qué más.

Un año sin festivales y (casi) sin conciertos

Los festivales en verano nos dan la vida, y este año, por razones obvias, no han podido celebrarse. Al menos hemos podido disfrutar de algún concierto, aunque en condiciones diferentes a lo habitual. Ha sido difícil, pero hemos sobrevivido. La pregunta es: si en 2021 no se celebran, ¿seremos capaces de sobrevivir? Y lo peor de todo, ¿serán capaces los festivales?

El pop femenino, on fire

A pesar de la pandemia, las chicas del pop nos han dado muchas alegrías, y generalmente bailables además, como Jessie Ware, Dua Lipa, Lady Gaga, Róisín Murphy o Rina Sawayama. Pero no todo es mover el culo, y Phoebe Bridgers, Taylor Swift o Haim han optado por un sonido más guitarrero, o también más experimental, como Grimes, Charli XCX, Kelly Lee Owens o Arca.

El reguetón sigue siendo el pop nacional y amplia horizontes

Quizás no es una sorpresa, pero podría haber sido que en un año sin discotecas, el reguetón se hubiera relajado ligeramente en nuestro país. Para nada, no se desgasta, sino que se consolida aún más. El pop nacional de éxito no existe, es el reguetón. Y además el género se extiende todavía más en el mundo gracias a gente como Bad Bunny, J Balvin o Karol G participando con artistas anglosajones.

Un buen año, pero sin noquear

La pandemia no ha frenado a la buena música. Sin embargo, y en este sentido sí que puede que haya tenido que ver, no ha habido nada que nos haya dejado en shock, algo revolucionario. Un artista, una nueva moda, un género que haya vivido un boom. En realidad ha resultado bastante conservador. Pero, en el año más raro que jamás hayamos vivido, se antoja más que lógico.

Compártelo:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.