Un francés se cuela en un mar de habla inglesa.