David Byrne estaría orgulloso.