El 'perdedor' ha madurado.