Björk, última víctima de las filtraciones.