Lo he de confesar, al oir a Passion Pit por primera vez quedé absolutamente embobado, con pocas bandas antes me había pasado algo igual (una de ellas Vampire Weekend).