He de confesarlo: una de las cosas que más me gusta con respecto a los festivales es la rumorología previa, es decir, los famosos secretos a voces y todo