Los suecos nos vuelven a arrastrar a la pista de baile.